The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Cosas de niños

A veces enseño las fotos de este diario a mi hija china. Le gustan casi todas. Y siempre hace preguntas. Hoy nos hemos fijado en la de la galaxia NGC 4605 y hemos leído el pie de foto, que dice que los científicos desconocen su origen.

A veces enseño las fotos de este diario a mi hija china. Le gustan casi todas. Y siempre hace preguntas. Hoy nos hemos fijado en la de la galaxia NGC 4605 y hemos leído el pie de foto, que dice que los científicos desconocen su origen y que se encuentra a 16 millones de años luz de la Osa Mayor.

-Los científicos, ¿no saben de dónde sale esta galaxia?
-No, hija.
-Pero, ¿los científicos no lo saben todo?
-No, hija. Y hay científicos tan pedantes…
-¿Qué significa pedantes?
-Tontos. Más o menos, un pedante es un tonto.
-¿Y?
-Bueno, pues que este tipo de científicos afirman que la ciencia lo explica todo.
-¿Y no explican lo de esta galaxia?
-No. Ni lo de esta galaxia ni otras muchas cosas. Y se empeñan en que creamos en la ciencia como si fuera un dios.
-Entonces, con el Dios de verdad ¿qué hacen?
-Ni siquiera le dan la posibilidad de que exista.
-Pero si no pueden explicarlo todo…
-Claro. Por eso son tontos. Y pedantes.
-Y ¿quién dicen que ha hecho las galaxias?
-Dicen que se han hecho ellas solas. Que todo se ha hecho solo, por azar.
-¿Qué es azar?
-Como una lotería. Algo por ahí que juega y ¡paf! sale la vida de una chistera, como un conejito sale de la chistera de un mago.
-Son muy tontos.
-Sí. Tan tontos y tan malos como los que montan guerras y matan por dinero en un puntito de luz como éste que ves aquí.
-¿Es la Tierra?
-No. Pero la Tierra, en el cielo, es un puntito así, o incluso aún más pequeño. Y cualquier día desaparecerá y no pasará nada.
-Sería más fácil que no hubiera guerras, ¿no, papá?
-Sí. Pero el hombre es muy tonto.
-¿Y muy pedante?
-Y muy pedante.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

El plural de Dios

Para entender la fe de una persona no hay que mirar a su Dios, sino a su mundo, pues mundo es aquello que nos entregan nuestros dioses a cambio de la fe que depositamos en ellos