The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Cosas que un día fueron de izquierdas y ahora son de derechas. O al revés

"Es asombroso cómo las ideas evolucionan en tan poco tiempo, ver cómo estas operan en una dirección u otra en función de quién las defienda"

Foto: Toa Heftiba | Unsplash

Cuántas veces definimos nuestra personalidad política por la decisión del contrario, por lo que otra ideología contraria defiende o propone. Es habitual, incluso entre los amigos ilustrados, el hecho de predicar la idea no por un razonamiento personal propio sino por el razonamiento del adversario, del amigo de la otra opinión. Así, pensaremos no por lo que nosotros creamos que tenemos que pensar, por el peso del argumento, sino por lo que otros dicen o quieren pensar. Se ha escrito mucho del tema: somos lo que de otros nos causa rechazo. Crecemos, nos hacemos, por lo que elegimos, pero también por lo que declinamos. Necesitamos de un enemigo para conocer nuestro rol, para saber de nuestra personalidad, de nuestra identidad, para conocernos a nosotros mismos.

Pero la consecuencia de esa situación es que incurrimos en contradicciones e incongruencias, en una comunión de ideas incompatibles pero que conviven en una misma ideología, en una tribu ideológica. Una contradicción aparentemente armoniosa y lógica. Pienso en esto sobre tres temas: la gentrificación, el aborto/gestación subrogada y la noción de liberal.

La gentrificación, hasta hace pocos años, hasta hace unos diez o quince años, era bien vista por la izquierda. Por partidos de izquierda. Y es que sobre esas propuestas había atmósfera de modernidad y de progreso. Aquí, en mi Sevilla natal, se peatonalizaron calles, se abrieron nuevos comercios, se remodelaron antiguos edificios. Todo era pretexto para traer una modernidad a la ciudad localista, para parecernos a otras ciudades de Europa, para seguir una línea estética y funcional de ciudad sostenible y habitable (por copiar el lenguaje relamido de muchos de sus políticos entusiastas). Quien argumentara razones en contra fue etiquetado de rancio, de carca y casi de simpatizante de un cateto chovinismo parafascista, de hortera provinciano (cuando nada más provinciano que creer que lo extranjero, por ser extranjero, es mejor). Así, en otras ciudades, como Bilbao o como Barcelona. Ahora, diez o quince años después, quienes apoyaron a partidos políticos con medidas similares, prefieren el encanto de la mercería de siempre, los negocios de siempre en las calles de siempre, la estética que ellos conocieron tal como ellos la conocieron. Una apología del casticismo esencialista.

Parecido ocurre con el aborto y la gestación subrogada. Quienes hace unos nueve años (la ley de Zapatero es de 2010) defendían el derecho al aborto como un principio incuestionable de la libertad personal, rechazan la idea de que una mujer decida qué hacer con su propio cuerpo. El principal argumento para abortar, todos lo recordamos, era que nadie podía condicionar la voluntad de la persona sobre su propio cuerpo, muchos menos una idea conservadora o la doctrina de la Iglesia católica. Algunos de los amigos que entonces se manifestaron a favor del aborto, hoy se manifiestan en contra de la gestación subrogada. Cuando ambos temas convergen en un mismo punto. El problema, claro, es quién lo defiende, y también quién lo discute.

El concepto de liberal también ha transitado por diferentes horizontes ideológicos. Lo que en su día fue una palabra que se asociaba la izquierda (o al menos contraria a los reaccionarios de la derecha), es ahora una palabra que causa grima y repulsa en los fervorosos militantes de la izquierda, sobre todo en esa izquierda de clase media errejonista. Lo que hace treinta años era una ideología denostada por la mayoría de la derecha española, ahora es parte de su base ideológica. Igual con las izquierdas de este país, pero al revés.

Es asombroso cómo las ideas evolucionan en tan poco tiempo, ver cómo estas operan en una dirección u otra en función de quién las defienda, de quién se haga con ellas en sus discursos políticos. Tan asombroso como comprobar cuántas veces no pensamos por criterio propio o por el fin de la idea misma, sino por quién haga causa de una idea. Por lo que estéticamente nos sugiera esta, no por lo que razonadamente esta nos diga.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

La jornada 14 del juicio

"El libro de David King –un trepidante best-seller de no ficción narrativa traducido por Iñigo F. Lomana para Seix Barral- describe el putsch de Múnich, pero básicamente reconstruye aquel juicio y sus repercusiones"