Roberto Herrscher

Creando a Dory

Los que vieron <em>Buscando a Nemo</em> lo saben: la coqueta pez cirujano Dory tenía un problema. Sufría de memoria de pez. Apenas veía o le contaban algo, lo olvidaba. La eterna olvidadiza era imposible como aliada en una aventura, pero adorable en su testarudez desvalida.

Opinión

Creando a Dory
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Los que vieron Buscando a Nemo lo saben: la coqueta pez cirujano Dory tenía un problema. Sufría de memoria de pez. Apenas veía o le contaban algo, lo olvidaba. La eterna olvidadiza era imposible como aliada en una aventura, pero adorable en su testarudez desvalida.

Como sucede con los grandes éxitos de taquilla, Disney decidió lanzarse a una secuela de la aventura marina, con Dory como protagonista. Con una recaudación de más de 136 millones de dólares el día del estreno, Buscando a Dory triunfó todavía más que su predecesora. Y los niños se lanzaron a comprar todo lo que les recordara al personaje entrañable.

Aquí viene lo peligroso: no fueron suficientes los peluches, los libros de cuentos y los cubrecamas. Una legión de consentidos chilló al unísono para que sus sufridos padres les regalaran un pez cirujando azul, como Doly. Uno de verdad. Con estanque y todo.
Los biólogos pusieron el grito en el cielo: estos peces están en peligro de extinción.

Esta semana parece que vino la solución: se anunció que los científicos del Laboratorio de Acuicultura Tropical de la Universidad de Florida habían logrado reproducir en cautiverio al pez azul. No más pesca despiadada en los mares tropicales: se puede crear Dorys en cautividad. Una fábrica de animalitos como los de la película.

¿Es esta la solución? De ninguna manera. Si en términos de supervivencia de la especie una Dory de piscifactoría es preferible a acabar con los peces cirujano en el mar, para los peces, para los niños y para sus padres, es prácticamente la misma calamidad.
Tratar a un ser vivo como a un juguete, un muñeco, comparable a un dibujo de una película, nos deshumaniza, aparta al niño de apreciar y valorar la vida ajena.

Desconecta de una relación necesaria y sana con los sufrimientos de una criatura que siente. Somete a un animal a la soledad más absoluta, a vivir en una jaula, una cárcel, a ser una cosa para el solo disfrute del capricho de un caprichoso durante unas horas.
Y los padres que los compran estarán prefiriendo ganarse una sonrisa pasajera, comprar una alegría mal calibrada, dar algo que saben que está mal. Como le sucede al personaje, los padres de hoy se olvidan. No de todo: solo de lo más importante.

Crear y regalar una Dory de carne y escamas es lo contrario de lo que necesitan los niños de hoy: una genuina educación en valores.

Contexto

    Más de este autor

    Roger Moore y los actores de nuestra vida

    Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

    Opinión

    Treinta mil

    Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión