Carmen Guitian

Creo que estoy enamorada

No estoy muy segura de lo que siento, pero creo que estoy enamorada. Anoche durante la cena intenté no mirar demasiado a Peter, pero inconscientemente mis ojos no dejaban de buscar los suyos.

Opinión

Creo que estoy enamorada

No estoy muy segura de lo que siento, pero creo que estoy enamorada. Anoche durante la cena intenté no mirar demasiado a Peter, pero inconscientemente mis ojos no dejaban de buscar los suyos.

No estoy muy segura de lo que siento, pero creo que estoy enamorada. Anoche durante la cena intenté no mirar demasiado a Peter, pero inconscientemente mis ojos no dejaban de buscar los suyos.

El otro día le pedí a mi madre la cinta que adornaba su vestido beige, bueno más que una cinta es un ceñidor de seda lila, que rodeaba la cintura del atuendo. El traje estaba muy desgastado y mi madre había dicho que quizás lo cortaría para hacer trapos, pero curiosamente la seda no se había estropeado.

Aunque últimamente he tenido alguna discusión con mi madre, al pedírselo me ha sonreído y me ha dicho que lo cogiera.

No sé lo que me pasa, pero últimamente me apetece arreglarme, verme guapa, ya tengo quince años y cuando Peter me mira, algo dentro de mí estalla, no sé explicarlo con palabras, paso de una felicidad vibrante a una tristeza profunda.

Esta noche pienso hacerme un peinado especial y me he hecho un lazo con el fajín del traje de mi madre, con el que me veo muy favorecida. Ya casi no recuerdo cómo se siente uno a la luz del sol, mis mejillas están blanquísimas, pero este tono lila me favorece, no se… creo que me sienta bien y seguro que a Peter le gusta.

Cuando todo esto acabe, me imagino saliendo con Peter a la tetería que está pegada a la casa de atrás. Ya tengo quince años, no soy una niña y Peter con dieciséis es todo un caballero.

Siempre tiene detalles conmigo, hace unos días me dio, cuando nadie nos miraba, un papel que para disimular arrugaba entre sus dedos, en él me decía, que tenía ganas de que llegara la hora de dormir y cuando todos se acostasen, nos reuniríamos en la cocina para hablar un rato a solas.

Margot no sabe nada, no quiero que se ría de mí o se lo cuente a los demás, eso nos pondría todo mucho más difícil.

Sí, creo que sé lo que siento, por primera vez en mi vida me he enamorado. ¡Qué sentimiento tan hermoso! Me gustaría gritar, reír y llorar, todo a la vez…

Ana no cumpliría dieciséis años, pocos días después, el 4 de agosto de 1944, sería trasladada al campo de concentración de Bergen Belsen, curiosamente el primer campo de concentración liberado por las fuerzas aliadas.

Tropas británicas y canadienses hicieron su entrada en Bergen Belsen el 15 de abril de 1945, Ana presa del tifus y la desnutrición había muerto un mes antes.

Más de este autor

No quiero envejecer

A Dorian le daba miedo envejecer, sabía que el paso de los años le arrebataría sus rasgos perfectos, su increíble belleza y la tersura de su piel.

Opinión

Yerno o suegro

Los Chiíes, representantes de aproximadamente el 10% de los fieles del profeta, creen que su sucesor es Ali, yerno del profeta.

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Garzón y los juegos del hambre

«Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

Opinión

Andrea Fernández Benéitez

La derecha que se agota

«Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

Opinión

Aloma Rodríguez

Haz como que los escuchamos

«El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

Opinión