The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Cuando el cinturón rojo

Foto: JAVIER BARBANCHO | Reuters/File

Nació y se crió en el llamado cinturón rojo de Barcelona. Cuando el área metropolitana de la ciudad condal era el claro reflejo de las sucesivas mayorías absolutas del PSOE. Por aquel entonces Cataluña se dividía entre una capital socialista y un territorio interior de marcado carácter convergente. De esta manera, el relato político catalán, que el tiempo demostró desmedido y hasta cierto punto ficticio, avanzó en una dialéctica marcada por la preponderancia de políticas sociales, por una parte, y por la construcción nacional, por otra. En pleno pujolismo, la Barcelona socialista se presentaba como la vanguardia de una socialdemocracia aseada y moderna. Con los años, el espejismo estalló drásticamente.

Carme Chacón vivió los momentos álgidos del socialismo catalán. Fue protagonista de aquellas mayorías absolutas en las que el PSC llegaba a sumar 25 diputados. Unos años en los que, junto a Andalucía, Cataluña era pieza clave de las victorias del PSOE. Con José Luis Rodríguez Zapatero, Chacón ocupó varias carteras ministeriales convirtiéndose en la primera mujer al frente de Defensa. Uno de esos gestos tan del gusto de ZP. Pese a la tenue polémica inicial, la ministra destacó por eficiencia y discreción.

Alineada con el ala constitucionalista del PSC y en especial sintonía con Josep Borrell, a Chacón le costó disimular su incomodidad con posiciones próximas al nacionalismo de buena parte del socialismo catalán. Su postura frente a la deriva secesionista no se caracterizó por la contundencia aunque, también es cierto, que nunca abandonó la defensa de la legalidad vigente.

Perdió ante Rubalcaba la secretaría general del PSOE. Abandonó la ejecutiva de Sánchez. Rechazó encabezar al PSC en las últimas elecciones generales. Sus últimas apariciones en actos de Susana Díaz hacían pensar que la carrera política de Carme Chacón no estaba finiquitada. Ya nunca lo sabremos.

Más de este autor

Reinado punk

"La serie mantiene el soberbio equilibrio entre el devenir histórico y la intrahistoria de los Windsor, que no deja de ser como la de cualquier hijo de vecino si le solventas a este las menudencias crematísticas y las cosas del comer"

Cien años de honradez, dicen

"El Gobierno Picapiedra durará menos que un telediario en noche de Champions, y diría que al PSOE le esperan duras horas en el rincón de pensar y el desierto penitente de las travesías bíblicas"

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"