Gabriel González-Andrio

Cuando Europa mira para otro lado

Lo de Kiev clama al Cielo. Una vez más, familias enteras, niños de todas las edades, adolescentes, jóvenes, ancianos, se han visto obligados a aprovechar corredores humanitarios para no morir en el fuego cruzado.

Opinión

Cuando Europa mira para otro lado

Lo de Kiev clama al Cielo. Una vez más, familias enteras, niños de todas las edades, adolescentes, jóvenes, ancianos, se han visto obligados a aprovechar corredores humanitarios para no morir en el fuego cruzado.

Lo de Kiev clama al Cielo. Una vez más, familias enteras, niños de todas las edades, adolescentes, jóvenes, ancianos, se han visto obligados a aprovechar corredores humanitarios para no morir en el fuego cruzado. Y esto está ocurriendo en este siglo y en Europa. No escarmentamos.

Recientemente hemos visto fotos de Holland y Merkel intentando convencer a un Putin que no parece dar su brazo a torcer. Por otro lado, el gobierno americano ya manda mensajes al Kremlin para que frene su escalada de violencia. Y en medio de todo este desaguisado, los militares ucranios empiezan a necesitar refuerzos y armamento para resistir las acometidas de los separatistas.

La situación actual es dramática, ya que al caos institucional de Ucrania -parece que la corrupción sigue campando a sus anchas- se ha sumado el crudo invierno y el aparente abandono por parte de la comunidad internacional.

Los europeos no podemos seguir mirando para otro lado. Estamos ante una guerra con todas sus consecuencias. No podemos quedarnos al margen. Extraña que no hayamos visto aún una movilización global por la paz en Europa. Nos han intoxicado de tal manera, unos y otros, que al final hemos caído en una cruel indiferencia que nos pasará factura. Y muy cara.   

Estamos viviendo el durante, pero ¿qué pasará después? ¿Cómo se logrará un clima de paz con muertos y familiares en ambos bandos? El tema es muy serio y no parece que a nadie le importe. Putin tiene una gran responsabilidad y la historia le juzgará, pero no sólo a él. Los llamados “observadores” también tendrán que purgar su inmovilismo.

Mirar para otro lado es de cobardes, y para algunos se ha convertido en algo tristemente cotidiano. Y todos pagaremos muy caro, carísimo, no haber actuado antes.

 Entonces, ¿alguien va a hacer algo para cortar la hemorragia? ¿O seguimos perdiendo sueño por Tsipras?

Veremos.

 

 

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión