Víctor de la Serna

Cuando las ignorancias son recíprocas...

Era un prometedor periodista de provincias con cierto predicamento en su tierra que al fin lograba que le publicasen un artículo en Madrid: en 'El Sol', nada menos.

Opinión Actualizado:

Cuando las ignorancias son recíprocas...
Foto: EFE
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Era un prometedor periodista de provincias con cierto predicamento en su tierra que al fin lograba que le publicasen un artículo en Madrid: en ‘El Sol’, nada menos. Poco después era nombrado cronista parlamentario del diario dirigido por Manuel Aznar y su vida cambiaría. Pues bien, lo que a Aznar le convenció para publicar el texto de ese montañés fue que estuviese dedicado a la lengua catalana, y aun más: a una ceremonia a esa lengua.

«La lengua catalana, airón brillante de la cultura hispánica, cortejo sonoro de un imperio, la lengua deslumbrante ‘que oyera la gentil sirena del Pausilppo’, ni es conocida ni es amada por los estudiantes universitarios del idioma castellano. Esa lengua ha sido, sin embargo, el primer vehículo romance de cultura en España».

Pero, se lamentaba el periodista, esa lengua «no es estudiada aisladamente en las Universidades españolas, no dispone en su propia patria de distinta lengua, en la España de romance castellano, de un laboratorio, de un seminario donde se le rinda ceremonia a ella exclusivamente, con el acatamiento que merece a cambio de los honores que otorgó a España misma».

Por todo ello instaba al recién nombrado ministro de Instrucción Pública, Marcelino Domingo, a que tomase la iniciativa «estableciendo por de pronto en la Universidad Central la cátedra de Lengua y Literatura catalanas. Las variantes valenciana y mallorquina irían en ella inclusas, como en una cátedra de Lengua y Literatura castellanas van inclusas las variantes puramente dialectales. Nadie será tan suspicaz que atribuya al término ‘dialectal’ un contenido de intención despectiva».

Esto apareció en mayo de 1931, semanas después de la proclamación de la II República. Han pasado 86 años y ni Domingo ni ningún sucesor siguió la sugerencia. En España no se ha estudiado catalán ni filología catalana fuera de las zonas de habla catalana. Podemos quejarnos con razón de operaciones como la inmersión y la práctica desaparición de la enseñanza del castellano en esas zonas. Pero la ignorancia ha sido mutua, y si a aquel cándido señor de Santander se le hubiese hecho algún caso quizá nos respetaríamos más los unos a los otros en 2017…

Más de este autor

Al borde de la violencia

«Ahora mismo estamos de nuevo en plena orgía de memoria histórica manipulada, para –como siempre- tapar los problemas reales de un país que no ha acallado a ninguno de sus demonios»

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Jaque al rey

«El problema de la monarquía es que si el rey fuera Alberto Garzón I, no podríamos librarnos de él»

Opinión

Juan Marqués

El gran tostón del yo

Es la trivialidad lo que predomina en la «autoficción» o en la literatura de testimonio, y sin embargo es cada vez mayor la exaltación totalmente acrítica que de ese tipo de libros se hace en los medios

Opinión

Gabriel Insausti

Todos somos China

«Lo que viene de China no es sólo el coronavirus. Lo que viene es esa entente insólita de comunismo y capitalismo –con lo peor de cada casa- que se resuelve en el globalismo»

Zibaldone

Juan Claudio de Ramón

Spainsplaining

«What does not exist as an essence exists as a contingency. And thus has Spain existed for centuries, changing in content more than changing as a container»

Opinión