Octavio Cortés

Cuatro razones por las que Esperanza Aguirre es mejor que el sexo

Esperanza Aguirre: ella es auténtica como el tronco del roble, como la pupila del niño, ella es la materia de la que está hecha la Realidad: tozuda, innegociable, íntegra. Y siempre sonriente.

Opinión

Cuatro razones por las que Esperanza Aguirre es mejor que el sexo
Octavio Cortés

Octavio Cortés

Filósofo mallorquí­n recalcitrante & taoí­sta lebowskiano. Sus últimos libros son ""Cómo apedrear a un escritor de éxito"" y ""Voladura controlada"" (Ed. Sloper).

Esperanza Aguirre: ella es auténtica como el tronco del roble, como la pupila del niño, ella es la materia de la que está hecha la Realidad: tozuda, innegociable, íntegra. Y siempre sonriente.

 

  • Como bien saben todos los moralistas de jamón y queso desde el inicio de los tiempos, los placeres de la carne son efímeros, fugaces, cosa de un parpadeo. En cambio, Esperanza Aguirre permanece. El libertino vive en un estado de búsqueda incesante, siempre necesitando renovados estímulos para saciar su sed fáunica, sus ardores de media tarde. En cambio, el partidario de Esperanza Aguirre no anhela nuevas exploraciones: la luz esta ahí desde siempre y para siempre y ninguna tiniebla la vencerá.
  • El sexo puede ser virtualizado, electrificado, convertido en neuro-espejismo cibernético, en una pura hipno-cáscara vacía. En cambio, el juego de espejos del porno no funcionaría con Esperanza Aguirre: ella es auténtica como el tronco del roble, como la pupila del niño, ella es la materia de la que está hecha la Realidad: tozuda, innegociable, íntegra. Y siempre sonriente.
  • El sexo es bueno para la salud física y espiritual. Nos tonifica y eleva, nos reconcilia con nuestra gracia natural. No hay web de vegetarianos o meditadores o neo-paseantes matinales que no recomiende el sexo más o menos en el mismo tono que nuestras abuelas nos recordaban darnos jabón detrás de las orejas. El sexo se divorció de las drogas y el rock’n’roll y entró en su actual apogeo civil, plenamente inventariado y tontaina. Si alguien busca aún la experiencia canalla, la transgresión, el viento en la frente y la sabiduría de la autodestrucción (san Arthur Rimbaud, ora pro nobis) que se acerque a Esperanza Aguirre y sus Muchachos No Encarcelados. Ahí todavía se juega al póker en serio.
  • Esperanza Aguirre ha sobrevivido a CQC, a un accidente de helicóptero, al zapaterismo, a una masacre en Bombay, a todos los remolinos de la trama Gürtel. Sin despeinarse. Las actrices porno, en cambio, a los cinco minutos ya están hechas una pena. Y dan esos grititos tan falsos.

Más de este autor

Ada y los sables

Hoy tenemos que echar mano de una palabra clave: manipulación. Como una bandada de ciclistas enamorados, los chavales de la nueva política entraron en la vieja política con sus rastas a rastras y sus panderetas complutenses. La facción catalana se arremolinó en torno a Ada (para los que profesamos la religión nabokoviana, Ada es el más dulce de los nombres), quien lleva pisando charcos desde entonces, siempre acusando a la prensa de manipulación.

Opinión

La compasión y las musas

Leemos en la noticia que el 35% de las azafatas asegura haber tenido sexo a bordo (bien con pasajeros, bien con compañeros de trabajo). Son tiempos duros, tiempos para los que debería quedarnos alguna rebeldía que no consistiera en irse de marcha con muchachitas uniformadas.

Opinión

Más en El Subjetivo

Laura Fàbregas

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión