Rafael Timermans

¿Curar la depresión con Botox?

Hace poco ha aparecido la noticia: inyecciones de botox en la frente hacen que disminuya la depresión. Vale, sólo es un estudio. Los resultados: el 52% de los que recibieron botox mejoró su depresión.

Opinión

¿Curar la depresión con Botox?

Hace poco ha aparecido la noticia: inyecciones de botox en la frente hacen que disminuya la depresión. Vale, sólo es un estudio. Los resultados: el 52% de los que recibieron botox mejoró su depresión.

Hace poco ha aparecido la noticia: inyecciones de botox en la frente hacen que disminuya la depresión. Dicho así, a lo bruto.

Vale, sólo es un estudio. Publicado en el Journal of Psychiatric Research, se dividió un grupo de pacientes diagnosticados de depresión para que se les administrara a la mitad una inyección de botox, y a la otra mitad solución salina. Ni los pacientes ni los profesionales sabían lo que ponían (lo que se llama “doble ciego”, para evitar influencias).

Y los resultados: el 52 % de los que recibieron botox mejoró claramente su depresión, y solo el 15 % de los que recibieron suero.

¿Dónde está el truco? Los investigadores asocian sus resultados a las propuestas del propio Darwin. Las expresiones faciales podrían modificar los sentimientos al proporcionar información al cerebro. De ahí, modificar la expresión podría ayudar. Otros investigadores emplean técnicas distintas, como hacer que los pacientes sonrían, midiendo luego el grado de “alegría” conseguido.

Todos sospechamos que nuestra actitud, nuestra forma de vestir, nuestra postura, los gestos, la posición de las manos, si cruzamos las piernas o no… todo influye en cómo recibimos las noticias, en el efecto que pueden hacer sobre nosotros las palabras y los hechos. Sobre nosotros y sobre los demás.

Los psicólogos lo saben de siempre. Estudian nuestros gestos en las entrevistas de trabajo, hacia dónde movemos la mirada, si apretamos los dientes, si empleamos muletillas. Cosas a veces imperceptibles que han inspirado series de televisión como “Miénteme”. ¿Y si en vez de que sea de forma espontánea fuera provocado?

Quizá se abre un camino con un final insospechado. ¿Por qué no emplear el botox en otros lugares, como por ejemplo en la mano, para evitar que apretemos los puños? ¿Se te ocurre algún sitio más?

Más de este autor

Los pecados de la carne, la versión de la OMS

Las reacciones al comunicado de la Organización Mundial de la Salud sobre la carcinogenicidad de la carne han pasado de la incredulidad, pensando que se había adelantado el día de los inocentes junto con el cambio de hora, y la burla franca según han ido pasando las horas.

Opinión

Proteger a nuestros hijos más que a nuestros gatos

Tú crees que las vacunas no son buenas. Que no sirven. O peor aún, que son malas, que hay una conspiración de las empresas farmacéuticas, los gobiernos, y los médicos para ganar dinero aunque sea a costa de envenenar a la población. Y como tus hijos son tuyos, y los quieres, no les vacunas. Todo muy natural.

Opinión

Más en El Subjetivo

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión