Manuel Aguilera

Dales caña, Felipe

¿Qué fue de la pana? ¿Del abogado laboralista? ¿Del socialista antes que marxista? ¿De Isidoro? ¿Del miembro del clan de la tortilla? ¿Del compañero de la compañera Carmen? Estos días hemos conocido a un nuevo Felipe.

Opinión

Dales caña, Felipe

¿Qué fue de la pana? ¿Del abogado laboralista? ¿Del socialista antes que marxista? ¿De Isidoro? ¿Del miembro del clan de la tortilla? ¿Del compañero de la compañera Carmen? Estos días hemos conocido a un nuevo Felipe.

Fue él mismo el que dijo aquello de que los expresidentes de gobierno son como esos valiosos jarrones chinos que uno no sabe dónde colocar en la casa. Durante años, tras su salida del poder, hemos visto a Felipe González en muchos lugares equivocados. Recuerdo que meses después de perder las elecciones con el PP, el micrófono de una cámara de Antena 3 TV recogió una conversación suya en un corrillo en el que aseguraba textualmente –poseído por la ira- que Aznar y Anguita eran “la misma mierda”. 

Era un Felipe cabreado con el mundo, con los suyos, con sus rivales políticos y con los periodistas que habían contribuido a desalojarle del poder. Poco después se especializó en apostar por los caballos perdedores dentro de su partido y desde esa desubicación saltó a consejos de administración de grandes empresas y asesorar a millonario latinoamericanos.

Más imágenes para el olvido. Como aquella en la que luce tripa y puro en un yate masajeado por unas manos que ya no son las de Carmen Romero. ¿Qué fue de la pana? ¿Del abogado laboralista? ¿Del socialista antes que marxista? ¿De Isidoro? ¿Del miembro del clan de la tortilla? ¿Del compañero de la compañera Carmen?

Estos días hemos conocido a un nuevo Felipe. Y me alegro, de verdad. Ha dado un paso valiente y va a trabajar como abogado para las defensas de los opositores venezolanos Antonio Ledezma y Leopoldo López. Un político que fue referente de la izquierda se ha colocado en una posición incómoda, arriesgada. Se enfrenta al chavismo, una tendencia de nueva izquierda que ha creado franquicias en América Latina y que tiene su marca blanca en España. Un movimiento que se ha aprovechado de los mecanismo de la democracia para llegar al poder y quedarse para siempre.

Como le decían, al que fue tu mano izquierda en los mítines electorales, “dales caña, Felipe”. 

Contexto

    Más de este autor

    Espejito, espejito

    38 años son demasiados para no bajarse del burro de la vida pública sobre todo si en el camino no hay un triste charco que nos haga de espejo.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Pablo de Lora

    El “oui” de las discapacitadas

    «Bajo este paradigma radical que, en materia de discapacidad, se ha abierto paso, debemos estar dispuestos a aceptar que pueda estimarse y prevalecer la voluntad de toda persona mayor de edad, independientemente de su madurez o capacidad cognitiva»

    Opinión

    Jorge Freire

    El enfenestrado

    «Cuando a un político lo defenestran, lo destituyen; cuando a un ciudadano lo enfenestran, lo restituyen: en concreto, a una garita en la que le toca hacer guardia permanentemente»

    Opinión