Jose Maria Inigo

"¿De lo mío, qué?”

El sol parece estar cabreado y amenaza con interferir, dicen que mañana mismo, en las comunicaciones y GPSs de todo el mundo. Los astrónomos han observado en el astro rey erupciones y llamaradas con fuertes dosis de radiación.

Opinión

"¿De lo mío, qué?”

El sol parece estar cabreado y amenaza con interferir, dicen que mañana mismo, en las comunicaciones y GPSs de todo el mundo. Los astrónomos han observado en el astro rey erupciones y llamaradas con fuertes dosis de radiación.

El sol parece estar cabreado y amenaza con interferir, dicen que mañana mismo, en las comunicaciones y GPSs de todo el mundo. Los astrónomos han observado en el astro rey erupciones y llamaradas con fuertes dosis de radiación. No nos vamos a abrasar, de momento, pero algunos quieren ver en todo ello un aviso a navegantes.

Se enfada el sol y se enfadan los elementos en la Tierra. Las cataratas de Iguazú, en América del Sur, han aumentado su caudal 33 veces y se han prohibido las visitas guiadas de turistas por inminente peligro.

Y así vamos. Mientras nos abrasamos o nos ahogamos, nuestros políticos se han puesto, al menos por un día, manos a la obra. Los parlamentarios se han reunido hoy para aprobar la ley orgánica de abdicación y comenzar el proceso que alejará la corona de don Juan Carlos y ponérsela en bandeja al nuevo rey Felipe VI. Ha vencido la continuidad a pesar de las voces descontentas de unos cuantos. Ahora, todos los papeles al Senado y que siga la marcha que nos conduzca a la proclamación del rey dentro de unos días. ¿Hasta cuándo vamos a tener Senado? Fuera de juego se quedarán, al parecer, quienes alzan sus voces pidiendo un referéndum que nos permita decidir a todos si monarquía o república. No me parece mal. En las próximas elecciones generales, junto a la votación principal, se podría preguntar a los españoles si un sistema u otro.

Pero que las ganas de cambio, que siempre las hay gobierne quien gobierne, no nos distraiga del tema. ¿Se imaginan a Alfonso Guerra, o a Felipe González, Rubalcaba o a Arenas, Trillo o la Cospedal de presidente/a de la república?. Porque por ahí podría ir la cosa.

Mientas en la calle, lo de siempre. Penuria, desconfianza, paro, desesperación, impaciencia… Escuchamos por doquier la misma cantinela. “¿De lo mío, qué? ¿Nada? Pues no me hable de FelipeVI, ni de la República, ni de nada, mi objetivo es comer mañana”.

Más de este autor

No son de aquí

En esta parte del mundo, nos quejamos de los malos tiempos que nos están tocando vivir. Es el Apocalipsis de la crisis económica, la corrupción y el paro. Comparado con las desgracias de otros lugares, nada.

Opinión

Levántate y anda

En la calle, lo de siempre. Las radios anunciaban esta mañana de que una de cada cuatro familias está en el umbral de la pobreza.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Escritoras, subcategoría literaria

Ayer era el día de las escritoras, se celebra el lunes más cercano al 15 de octubre, día de la muerte de Teresa de Ávila. En El libro de la vida, sus memorias escritas aprovechando que le piden una confesión que sea una explicación clara de las “mercedes” que le ha hecho el Señor. Y ella […]

Opinión

Arman Basurto

Patrias

«Todos, en mayor o menor medida, jerarquizamos el valor de la vida en base a unos parámetros personalísimos»

Opinión