The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

De memoria

Les propongo un ejercicio insólito. Se trata de anotar a todas las víctimas de ETA que puedan recordar por el nombre y, al menos, el primer apellido. Un memorial, en efecto, tan voluntarioso como injusto y escuálido. Una afrenta, en verdad, para quienes quedan excluidos. En aras de un cierto decoro, me impuse  la obligatoriedad de no infestar la lista de perífrasis. El niño aquel, los músicos militares de Barcelona, uno al que vigilaba un cura, los dos polis de Roses (¡la Donostia catalana, llegó a decir el forense Marc Álvaro!), los niños del cuartel de Zaragoza, el cuartel de Vic, Hipercor. No. Una vida, me dije, merece un anclaje nominal (eso que en los periódicos, y a propósito del fútbol, dimos en llamar ficha técnica, y que también recogía las principales incidencias del encuentro). Qué menos que un nombre. Éstos son los  míos y, obviamente, llevan incorporada (adosada) la gran incidencia de sus biografías.

Joseba Pagazaurtundúa, Isaías Carrasco, Melitón Manzanas, Irene Villa, Gregorio Ordóñez, Miguel Ángel Blanco, Luis Carrero Blanco, José Antonio Ortega Lara, Carlos Palate, Diego Estacio, Ramón Baglietto, Alberto Jiménez-Becerril, Ascensión García Ortiz, Ernest Lluch, Fernando Buesa, Fernando Múgica, Miguel Ángel Gervilla, Manuel Broseta, Carmen Tagle, Ricardo Sáenz de Ynestrillas, María Dolores González, Emiliano Revilla, Julio Iglesias, Pilar Elías, Enrique Casas, José Luis López de la Calle, Cosme Delclaux, José Luis Caso, Gorka Landáburu.

Más de este autor

El mal mayor

El activista hispano-argentino Gerardo Pisarello siguió estudios de Derecho en la Universidad Nacional de Tucumán, su ciudad natal. En 1995, no bien obtiene la licenciatura (...

Apolítico

La renuencia de Rivera a las banderías no tenía que ver con una supuesta voluntad de consenso, sino con su desafección respecto al debate, digamos, ideológico

Más en El Subjetivo

Sorprendente

Sánchez transmite la sensación de que no sabe para dónde tirar con tal de mantenerse en el gobierno … y que la Constitución le importa lo justo