Víctor de la Serna

De nuevo, histrionismo para distraer

«Lo más significativo de esta última actuación es que este jueves no aparecía ni en 'The New York Times' ni en 'The Washington Post' ni una línea sobre la presencia de un, teóricamente, importante aliado de Estados Unidos»

Opinión

De nuevo, histrionismo para distraer
Foto: | Reuters
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Se ha ido Pedro Sánchez hasta Estados Unidos dentro de su renovada campaña de gestos y relaciones públicas destinada a encubrir otro revés político, en este caso el recrudecimiento de la pandemia ante el caos de medidas y de no-medidas con las que España ha recibido el verano. El viaje en sí mismo contradice las afirmaciones del presidente en su rueda de prensa americana: él hace las cosas, se enfrenta a los hechos, y la oposición sólo habla. Pues nada más que hablar, y con algunos periodistas y unos cuantos gestores de fondos de inversión, ha hecho Sánchez en este despliegue histriónico a lo largo del cual, naturalmente, no se ha reunido con ningún alto cargo gubernamental y, por tanto, tampoco ha reducido la desconfianza con que se le recibe en casi todas partes. Eso sí, ha podido oír nuevas críticas a la contrarreforma laboral por parte de los interlocutores empresariales con quienes intentaba dar un sentido, una importancia a su nueva excursión lejos de España.

Finalmente, lo más significativo de esta última actuación es que este jueves no aparecía ni en The New York Times ni en The Washington Post ni una línea sobre la presencia de un, teóricamente, importante aliado de Estados Unidos.

En el frente interno, la repetición de anteriores maniobras de distracción es pasmosa: de desenterrar a Franco se pasa a quizá desenterrar a José Antonio Primo de Rivera, asesinado durante la guerra civil, a echar a los frailes del Valle de los Caídos y quizá incluso a derribar su cruz. En el terreno laboral se abre la puerta a la función pública sin oposiciones. También se convoca a los presidentes regionales fuera de plazo a una reunión en la que Sánchez hablará lo que quiera y ellos, cinco minutos cada uno…

Añadan maniobras complementarias como el impuesto madrileño propuesto por Ximo Puig, las advertencias sobre la demolición de las presas para luchar contra el cambio climático -y de paso despoblar España, o más bien despoblarla ya del todo-, y el resultado de tanta cacofonía, sin una sola acción decidida para vacunar a toda la población contra el coronavirus, se parece demasiado al de fases anteriores de palabras sin contenido y sin acción.

Iván Redondo se ha ido o lo han echado -menudas lindezas le dedica en un libro Graciano Palomo-, pero es evidente que sus tácticas y métodos se aprendieron suficientemente. Y sigue la política de cortinas de humo mientras se acelera la partición de España y una ciudadanía aturdida, como drogada por el espectáculo, apenas reacciona. Bueno, si creemos la desfachatez del CIS de Tezanos, cada día confía más en nuestro gran líder, el falsario de la Moncloa. Es un momento terrible el que vivimos, en el que contemplamos incrédulos pero paralizados nuestra autodestrucción.

Más de este autor

Los anglosajones reaccionan ante China

«La intimidación es un arma escogida por China, más que el inicio de verdaderos conflictos militares, para asegurarse la primacía económica en la región y confirmarse como primera potencia ante la retirada de Estados Unidos»

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Garzón y los juegos del hambre

«Lo peor de Venezuela no es la tiranía, sino la cleptocracia que ha arruinado a un país, literalmente adelgazándolo, mientras engordaba los bolsillos de una minoría, feliz de lucrarse con el hambre ajena»

Opinión

Andrea Fernández Benéitez

La derecha que se agota

«Una de las claves del que podría ser un cambio en los marcos ideológicos a nivel mundial es precisamente la enorme producción de ideas típicamente progresistas que han acompañado a los acontecimientos de los últimos años»

Opinión

Aloma Rodríguez

Haz como que los escuchamos

«El Consejo Estatal de Participación de la Infancia y de la Adolescencia, según lo desarrolla el BOE, se parece a esas visitas escolares a los parlamentos regionales o al Congreso: te dejan sentarte en los sillones, te enseñan dónde está el botón para votar y en el mejor de los casos hasta te ponen el micro»

Opinión