Pablo Iglesias

Dedicado a Manolo Monereo

Lluís Bassets nos regala en su columna de El País una valiosa reflexión a propósito del ímpetu juvenil de Matteo Renzi, el treintañero toscano que aspira al asalto de la presidencia del Consejo de ministros italiano.

Opinión

Dedicado a Manolo Monereo

Lluís Bassets nos regala en su columna de El País una valiosa reflexión a propósito del ímpetu juvenil de Matteo Renzi, el treintañero toscano que aspira al asalto de la presidencia del Consejo de ministros italiano.

Lluís Bassets nos regala en su columna de El País una valiosa reflexión a propósito del ímpetu juvenil de Matteo Renzi, el treintañero toscano que aspira al asalto de la presidencia del Consejo de ministros italiano, desplazando a Enrico Letta, el cuarentón «enterrador» del viejo caimán setentón Silvio Berlusconi. Bassets es pesimista (¡cómo no serlo cuando se trata de describir la política italiana!) y concluye su reflexión señalando que «Renzi será uno más en la cadena que combina inestabilidad e inmovilismo, y caerá tan rápidamente como ha ascendido». La conclusión es casi inevitable si se trata de analizar la escasa estabilidad de los gobiernos italianos; una regla sólo interrumpida por los gobiernos de Berlusconi (como pueden imaginarse, ser optimista respecto a la política italiana es harto difícil).

Sin embargo Bassets ha aprovechado que Renzi es florentino para recordarnos una de las grandes enseñanzas políticas de Nicolás Maquiavelo, a saber, que a veces en política la audacia y el ímpetu son las mejores virtudes para gozar del favor de la fortuna.

«La fortuna… è amica dei giovani, perché sono meno respettivi, piú feroci e con piú audacia la comandano» [la fortuna es amiga de los jóvenes, porque son menos recatados, más feroces y la dirigen con más audacia]. No se confundan, Maquiavelo no hace aquí ninguna defensa de la imprudencia juvenil. Por el contrario, señala que, en ciertos momentos, la ferocidad y la audacia son requisitos de la virtud política: «…la virtù che guida le cose nel loro sviluppo, la virtù che nasce dall’occasione e che domina e utilizza l’occasione, la virtù che combate e non quella che patisce» [la virtud que guía las cosas en su desarrollo, la que nace de la ocasión pero que domina y utiliza la ocasión, la virtud que combate y no la que se resigna].

Yo no tengo tan claro como Bassets que Matteo Renzi haya leído a Maquiavelo y que vaya a llegar a la presidencia del consejo de ministros siguiendo sus enseñanzas. Aunque los políticos italianos suelen estar más formados que los nuestros (no es un gran mérito, por otra parte), los resultados de las últimas décadas son espantosos. Pero si me permiten un consejo: no se vuelvan locos con los juegos de tronos de la política italiana pero lean al Maquiavelo que inventó la política como ciencia del poder, como técnica de Estado, pues es un aprendizaje imprescindible para todo aquel que aspire a modificar la realidad. Ahí lo dejo 😉

Más de este autor

Suárez: el político que sabía correr

Desaparece hoy un político de los pocos que encarnó la “virtú” política para ser uno de los conductores de la transición que dio origen al régimen político español actual.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

Fracaso institucional

«Es inimaginable que en España puede replicarse una dinámica cuyo propósito sea la colaboración crítica y constructiva entre las distintas administraciones»

Opinión