Paco Segarra

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar "represión organizada", o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, "ciudadanos", los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Defensa de las dictaduras
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

No. No hablemos de las democracias occidentales. Las dictaduras son mucho más honestas: a los opositores los fríen a balazos en plena calle, sin juicio previo. Todo el mundo lo sabe. El dictador no tiene que parecer demócrata. El demócrata, sí. El demócrata no acribillará a tiros al opositor: lo matará civilmente a base de calumnias y dossiers en manos de periodistas ambiciosos. O lo matará a través de una organización terrorista al servicio de los servicios secretos. O pedirá a la banca que lo ahogue económicamente. O lo someterá a un chantaje más o menos violento: depende de si el demócrata utiliza los servicios del crimen organizado o de alguna multinacional.

Las multinacionales demócratas montan guerras democráticas en Siria por un oleoducto de más o de menos y provocan miles de muertos y millones de refugiados, que se inmolan en el altar del EBITDA. Los dictadores hacen lo mismo pero, como no tienen que parecer demócratas, mandan a la aviación, los misiles, los tanques y, si les tocan mucho las narices, montan atentados en Ankara o Bagdad. You don’t fuck with guys like Putin, y’know. Eso es todo.

Contexto

    Más de este autor

    El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

    No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

    Opinión

    Aznar, Rajoy, Bin Laden y el amigo alemán

    Me recuerda Marco Liotto que Bin Laden fue un notable colaborador de la CIA y que actuó en Afganistán contra los soviéticos. También me recuerda que nunca dejó de trabajar para la CIA: «el problema de trabajar para servicios secretos es que nunca sabes para quién trabajas realmente, ni si puedes dejarlo, ni quién es tu enemigo de verdad». Así que las supuestas revelaciones de una carta de Bin Laden sobre Aznar y el 11M no hacen más que ahondar en la sospecha. Ya saben: «explicatio non petita, accusatio manifesta». Es sintomático que un agente de la CIA se felicite por la «revolución española del 11M», un modelo de manual, como todos saben, de las llamadas «primaveras árabes». No es menos sintomático que, el mismo día, Aznar y Felipe González alerten sobre el peligro de Podemos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Pilar Marcos

    Es la chica del barrio

    «Pues dos años después, tras la pandemia y en muy buena medida como premio a su eficaz respuesta contracorriente a la gestión del Covid, Ayuso es la chica del barrio, sí, a la que todos quieren… o temen»

    Opinión

    Daniel Capó

    Yo ya soy libre

    ««Yo ya soy libre» es la réplica que se opone a la cultura de la cancelación. Cuando se nos silencia, se nos quiere sometidos y puros»

    Opinión

    Joseba Louzao

    Diluir la historia con memoria

    «Siempre se trata de sumar cifras y episodios de lo más diverso para defender que existió un conflicto, que todas las partes sufrieron y que debemos pasar página pacíficamente»

    Opinión

    Manuel Arias Maldonado

    Los comprometidos

    «El caso de Sastre es sintomático: cuando llegó la democracia, también quería acabar con ella. Nada de lo cual, por lo demás, empece el mérito de sus contribuciones teatrales»

    Opinión