Mariale Mikelson

Déjà vu venezolano en España

El caldo de cultivo en España es perfecto para el crecimiento del populismo, como una vez ocurrió en Venezuela, donde la vida del país giraba en torno a dos partidos políticos quienes se alternaban la silla presidencial

Opinión

Déjà vu venezolano en España

El caldo de cultivo en España es perfecto para el crecimiento del populismo, como una vez ocurrió en Venezuela, donde la vida del país giraba en torno a dos partidos políticos quienes se alternaban la silla presidencial

La crisis económica se agrava en Venezuela a tal punto que la compra de ropa se ha visto limitada a 5 prendas mensuales. ¿Os imagináis ir a Zara y sólo poder comprar 5 prendas al mes debido a la escasez ocasionada por la pésima gestión del Gobierno?

El caldo de cultivo en España es perfecto para el crecimiento del populismo, como una vez ocurrió en Venezuela, donde, durante muchos años la vida del país giraba en torno a dos partidos políticos, Acción Democrática y COPEI, quienes se alternaban la silla presidencial; el fracaso de las políticas del “bipartidismo”, similar al que encontramos en España, hace que llegue, el Socialismo del Siglo XXI, que no es otra cosa que un régimen totalitarista, disfrazado de una pseudo-democracia, que ha hecho de Venezuela el país con la inflación más alta de Latinoamérica y uno de los países más peligrosos a nivel mundial.

Para hacer campaña, Chávez utilizó su carisma y coloquial estilo de orador ganando la simpatía de quienes se encontraban “indignados” con las gestiones anteriores; es así como en mayo de 1998, las encuestas daban a Chávez un apoyo del 30%, en agosto del 39%, y cuando finalmente ganó las elecciones en 1998, lo hizo con el 56% de los votos, convirtiéndose en la votación porcentual más alta de la democracia venezolana.

Recientemente vimos como las encuestas situaron a PODEMOS, por encima de los principales partidos, en intención de votos; somos testigos de cómo algunos medios de comunicación juegan a su favor; hemos oído a uno de sus portavoces decir que la Constitución Española está “moribunda”; y en numerosas ocasiones hemos visto a su “Secretario General” alabar la gestión de Chávez y compañía… vivo un ‘déjà vu’ venezolano…

Más de este autor

Memoria y Cuentos de "Fe"

La presentación hecha por el presidente Nicolás Maduro de las perspectivas económicas para Venezuela en 2015 se resume en dos frases: El petróleo a 100$ no volverá» y «Dios proveerá»

Opinión

La pseudo democracia venezolana

A punto de cumplirse un año desde que Maduro ganó las elecciones presidenciales, luego de la muerte de Chávez, se libra una discusión sobre si en Venezuela vivimos o no en un régimen democrático; a menudo suelo oír argumentos como este: «es que el chavismo ha ganado 18 de las 19 elecciones que se han hecho en Venezuela durante los últimos 15 años», pero es que hasta Hitler ganó elecciones.

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrés Miguel Rondón

Nosotros los de marzo ya no somos los mismos

«Pero sobre todas las cosas tengo ahora un miedo, un miedo tan profundo como políticamente incorrecto, a que me vuelvan a encerrar. Y tengo unas ganas, unas ganas tan grandes como políticamente incorrectas, a volver a ir a la oficina, a viajar bien lejos de aquí y a donde me dé la gana, a vivir en una normalidad donde volvamos a hablar de otras cosas, a ser, en definitiva, el mismo que fui en marzo»

Opinión

Pilar Cernuda

Algo se mueve…

«Al finalizar el debate ha quedado en el ambiente un nosequé que abre la puerta a la posibilidad de que España supere los muchos males que hoy sufre: un gobierno que depende de populistas, independentistas y socios de los terroristas»

Opinión

Daniel Capó

El rencor inmortal

«Pienso mucho en el rencor porque en mi juventud no creía en él, a pesar de la maldad presente ya en la infancia. Ha sido un descubrimiento de la vida adulta, que es la edad de las traiciones y los desengaños»

Opinión

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión