Kiko Mendez-Monasterio

Dejad en paz a las lunas

Los satélites deberían ser para soñar. En las noches de luna, todavía guardamos cierta capacidad para dejarnos arrullar por la belleza. Tanta ciencia de hojalata se convierte en homicida de la poesía lunática

Opinión

Dejad en paz a las lunas

Los satélites deberían ser para soñar. En las noches de luna, todavía guardamos cierta capacidad para dejarnos arrullar por la belleza. Tanta ciencia de hojalata se convierte en homicida de la poesía lunática

Es de noche, hace calor, se evapora el whisky. Por encima del perfil de Madrid aparece anaranjada la luna. A veces apetece viajar a la luna, como Cyrano, no como la NASA, que cuando llegaron allá los astronautas y sus cacharros tecnológicos la poesía murió un poco. Murió bastante. En realidad, la apuñalaron con trece apolos. Lo que resulta apetecible es la idea del de Bergerac: tumbarse sobre la arena de la playa después de tomar un baño nocturno, y que nada más tendernos la gravedad lunar nos eleve, y pasear por las estrellas mojados de mar y curiosos, como principitos de Saint-Exupéry. Pero imposible ni siquiera imaginar tanta belleza, que aunque lográsemos sumergirnos en tal ensoñación enseguida sonaría el teléfono o llegaría una multa. Seguramente el próximo que viaje a la luna será un millonario ruso que, por cierto, nadie ha explicado nunca porque Dios da pan a los que no tienen dientes, dinero a los rusos y diccionarios a los periodistas.

Pero volvamos a la luna, y a sus viajes, y a por qué tanta ciencia de hojalata se convierte en homicida de la poesía lunática, ahora que desde la NASA también conspiran contra la de Júpiter. La primera conclusión es que el progreso es malo siempre, aunque da cierta angustia escribirlo, sobre todo cuando se hace tecleando en un Mac, que es una de las cimas de la civilización. Puede que todavía cueste abandonarnos en brazos de la hipocresía, y es un error resistirse a ello, porque es atributo de la madurez, como las canas, y sólo tiene mala prensa porque la prensa en realidad es un invento progresista y nefasto.

Los satélites deberían ser para soñar, no para mandarles artefactos. Quizá porque de los tres enemigos del alma, el más difícil de vencer sea el mundo, y para que no nos aprese del todo quisiéramos abandonarlo ahora, en las noches de luna, cuando todavía guardamos cierta capacidad para dejarnos arrullar por la belleza.

Más de este autor

Femenino singular

Las femen parecen muy a gusto en la imagen de objeto sexual que sus predecesoras criticaban. Las más de las veces, sospecho, apenas agitan su frustración por no haber sido invitadas a la casa de Hugh Hefner.

Opinión

La china falsa

Paradojas de la historia, que el comunismo -atroz construcción edificada sobre la reducción del hombre a las relaciones económicas- no ha conseguido nunca que funcionaran sus economías.

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión