Rafael Reig

Derecho a manifestarse

En mi juventud, al ir a una manifestación, había que llevar calzado deportivo, para salir echando viruta si cargaban los grises

Opinión

Derecho a manifestarse

En mi juventud, al ir a una manifestación, había que llevar calzado deportivo, para salir echando viruta si cargaban los grises

Hay ideas que, de puro sencillas, tardan en aparecer. ¿Para qué prohibir manifestaciones, por ejemplo ante el Congreso, dando una imagen  tan reaccionaria? ¿No es preferible autorizarlas, como si uno fuera tolerante y demócrata, pero con una pequeña condición: que los manifestantes transporten las diez cabezas de un demonio antropófago como si fueran un sombrero mexicano? ¡Qué pena que no se les haya ocurrido antes a Rajoy o a Rubalcaba! En mi juventud, al ir a una manifestación, había que llevar calzado deportivo, para salir echando viruta si cargaban los grises. Era cómodo y discreto, y en casa podías decir que ibas a la biblioteca y nunca se enteraban de que en realidad pretendías montar barricadas y derrocar al Gobierno. ¿A dónde crees que vas con ese demonio antropófago de diez cabezas encima?, preguntaría en cambio cualquier padre sensato: ¡así no sales de casa! Y luego está la siempre disputada cuestión del número de manifestantes, que el demonio antropófago empantana a conveniencia. Según la foto, hacen falta dos ayudantes o costaleros para sujetar la máscara diabólica, así que las autoridades pueden dividir por tres, alegando que los otros dos no se manifestaban, sólo eran porteadores.  Si viene la policía, con tu demonio de diez cabezas a cuestas, estás un poco vendido, me da la impresión, porque no parece fácil echar a correr con eso en la cabeza y los dos costaleros al lado, y es imposible pasar inadvertido. El único problema es que la conexión entre el acoso sexual y un demonio antropófago de diez cabezas, aunque no dudo que en la India salte a la vista, en nuestro país es entre misteriosa y estrambótica. Para todo hay solución: que sea obligatorio manifestarse con un sombrero de frutas a lo Carmen Miranda. O con un paso procesional, que es más nuestro.

Más de este autor

Triunfo de La Roja

Los pobres españoles son insuperables en calidad y prestaciones, porque son pobres vergonzantes, que disimulan y bajan la cabeza

Opinión

Apaga y vámonos

Antes se hablaba del cuerpo como instrumento de trabajo o de placer. Ahora ya sabemos que nuestro cuerpo ni nos da tanto placer ni un trabajo estable, sólo es otro espacio para exhibir “consejos comerciales”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Argemino Barro

Los peligros del artista frustrado

«El único empleo conocido de Hitler, hasta que se enroló en el Ejército alemán en 1914, fue pintar acuarelas paisajísticas que copiaba de los museos y que un compinche vendía luego a las clases medias austriacas»

Opinión

Diego S. Garrocho

El último verano

«Es probable que este verano ni siquiera sea tan feliz como luego lo recuerden, pero nunca nadie podrá enmendar el patrimonio memorativo que están a punto de construir»

Opinión