Marta Parreño Gala

Desafortunados compañeros

¿Lo hacen en nombre de la tradición? ¿En nombre de algún dios? ¿De la supervivencia o la biodiversidad? Importa bastante poco el motivo final esgrimido por el que se asesina con superioridad, crueldad, alevosía y premeditación a otro ser vivo.

Opinión

Desafortunados compañeros
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

¿Lo hacen en nombre de la tradición? ¿En nombre de algún dios? ¿De la supervivencia o la biodiversidad? Importa bastante poco el motivo final esgrimido por el que se asesina con superioridad, crueldad, alevosía y premeditación a otro ser vivo.

Hoy tenía dos fotos salvajes sobre las que escribir porque las dos hablaban de lo mismo. La primera era una corrida de toros en Spain y la segunda mostraba una matanza de ballenas en Dinamarca. Países lejanos, culturas distintas, crueldad compartida. He optado por dedicar mi artículo a la última por una cuestión visual porque, desgraciadamente, aquí ya estamos demasiado acostumbrados a que nos muestren la tortura taurina como algo normal, festivo, e incluso artístico –con perdón del arte y la verdadera búsqueda de la belleza, que ni siquiera se les ensucia la boca a los que insinúan algo así-.

Hace un par de días 250 ballenas fueron acorraladas y rajadas con lanzas y machetes en las Islas Feroe por residentes de la zona en un asesinato masivo para el que contaron con la colaboración inestimable de la Marina danesa. Y es que aunque la caza de ballenas está prohibida en Unión Europea, Copenhague ha decidido proteger este tradicional y cruel evento que tiñe el Atlántico Norte de rojo una vez al año.

¿Lo hacen en nombre de la tradición? ¿En nombre de algún dios? ¿De la supervivencia o la biodiversidad? Importa bastante poco el motivo final esgrimido por el que se asesina con superioridad, crueldad, alevosía y premeditación a otro ser vivo. Se pierde toda razón. Se queda uno sin dignidad y se ensucia también por dentro. Se mancha uno las manos de sangre por ‘diversión’ clavando espadas, lanzas o machetes sobre cuerpos vivos y lo que distingue al ser humano de algunos animales salvajes desaparece al instante como por arte de magia.

Hoy quería hablar de la crueldad y el despotismo del hombre frente a los animales, desafortunados compañeros de planeta, porque las rajas profundas de estas ballenas abiertas dejan entrever un fondo tan oscuro que además de doler, por encima de todo asusta.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Vidal-Folch

Igor el Ruso, en los campos de Teruel

«Vemos la cara banal del asesino, y en ese rostro de hechuras duras de un ser que dispara por la espalda a dos guardias civiles, y cuando éstos caen, se acerca a rematarlos, vemos un mal desinteresado y frío que parece negarse a cualquier idea. Esto, ¿no coloca a Igor no ya al margen de la sociedad sino de la humanidad?»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

El viaje y el hogar

«El viaje es euforizante porque nos arranca de la costra de la rutina, poniéndonos delante, incluso la más sencilla de las travesías, algún obstáculo ante el que ejercitar el ingenio»

Opinión

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión