Pilar Cernuda

Desastrosa jugada

«Pedro Sánchez cuenta con la ayuda inestimable de un gurú lanzado al estrellato desde que empezó a asesorar al actual presidente; pero los dos, Pedro e Iván, Iván y Pedro, han organizado  una jugada que ha sido desastrosa»

Opinión

Desastrosa jugada
Foto: JM. Cuadrado| Moncloa
Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Periodista, vivió la Transición desde el ruedo, no la barrera, y su escepticismo respecto a la clase política actual –con excepciones- es inconmensurable. Y se le nota.

Tendrá una brillante cabeza política y unas dotes extraordinarias para diseñar estrategias,  lo demostró al regresar en olor de multitudes a  la secretaría general del Psoe después de haber sido expulsado  por sus compañeros, y con los pesos pesados de su partido apoyando a su rival, Susana Díaz. Por si fuera poco,  se cargó el gobierno de Mariano Rajoy con una moción de censura que nadie había previsto en Moncloa ni en Génova.  Pedro Sánchez cuenta con la ayuda inestimable de un gurú lanzado al estrellato desde que empezó a asesorar al actual presidente; pero los dos, Pedro e Iván, Iván y Pedro, han organizado una jugada que ha sido desastrosa. Desastrosa sin paliativos: mociones de censura en Murcia y Castilla y León, con la intención, ya confirmada por diferentes testimonios, de que el siguiente paso sería presentar otra  en Madrid.

No previeron que el gobierno madrileño no lo presidía una chica bobalicona,  IDA – el acrónimo de sus iniciales que la izquierda esgrime para  que se la vea como una política carente de sentido-,  sin experiencia de gestión y medio pazguata. Pero no ha sido así: en la Puerta del Sol se sentaba y se sienta todavía una presidenta que defiende los intereses de los madrileños con uñas y dientes hasta el punto de tenerlas tiesas con Moncloa, con el ministerio de Sanidad, con todos los partidos de izquierda  e incluso con Génova, donde eran mayoría los que decían que Ayuso intentaba moverle la silla a Pablo Casado y minoría los que auguraban que su carrera no tendría demasiado recorrido porque estaba contra todos y contra todo. Excepto Pablo Casado, que a lo mejor no se siente   excesivamente tranquilo por el protagonismo de Ayuso, pero sigue teniendo una relación inmejorable con ella. Hablan a diario, discuten a cara de perro pero tienen el pacto no escrito de que no se van a dormir sin hacerse previamente una última llamada para hacer las paces si la discusión ha acabado de mala o regular manera. Encima Ayuso tiene también un asesor que hila tan fino o más como Iván Redondo, Miguel Ángel Rodríguez, que  sabe tela de estrategia política y de comunicación.  

Pedro Sánchez esperaba salir muy potenciado  de las mociones, con  los apoyos necesarios para mantenerse en el gobierno no solo hasta el final legislatura sino también la siguiente, porque Pablo Casado no vuela demasiado alto y ni siquiera es seguro que las próximas elecciones mantenga al PP como principal partido de la oposición. Pero la reacción de Ayuso de convocar elecciones con urgencia ha puesto la estrategia de Sánchez  patas arriba, hasta el punto de que estamos viviendo un espectáculo insólito:  la contienda entre Sánchez y Ayuso. Nada menos que la contienda entre el presidente del gobierno de España y la presidenta de un gobierno regional. Importante gobierno regional, eso sí, pero no se había visto hasta ahora al ocupante de la Moncloa peleando  a muerte contra el presidente de un gobierno regional. 

Lo que demuestra lo errados que han estado Sánchez y Redondo con las mociones de censura de Murcia y Castilla y León. Provocaron las elecciones de Madrid y, encima,  perdieron las dos mociones y se han cargado a Ciudadanos, un partido que podía ayudarles a gobernar.

Más de este autor

Ayuso, un nuevo referente político

«Ha nacido una nueva figura, Isabel Ayuso, que ha acertado en Madrid. Que tenga el mismo reconocimiento en el resto de España dependerá solo de cómo enfoque su proyecto a partir de ahora»

Opinión

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión