Jesus H. Cifuentes

Desmayo

Más de 200 trabajadores camboyanos se han desmayado esta semana en una fábrica de ropa de la compañía sueca Hennes & Mauritz (H&M). "Sufrían dolores de cabeza y mareos y fueron llevados al hospital", indicó Keo Pisey.

Opinión

Desmayo

Más de 200 trabajadores camboyanos se han desmayado esta semana en una fábrica de ropa de la compañía sueca Hennes & Mauritz (H&M). «Sufrían dolores de cabeza y mareos y fueron llevados al hospital», indicó Keo Pisey.

No sé si es un recuerdo o una imaginación mía. Creo que lo primero. Pero me suena la estampa de una madre de las de antes, haciendo una “limpieza general” de esas con amoníaco, que en el afán desinfectante cae desvaída en un desmayo inexplicable para su ignorancia de la química que hasta hace un cuarto de hora desconocía las mascarillas. Así son las cosas del mundo de la economía. Sobre todo de la econosuya. No tenemos más que ver cual es el reguero que ha dejado tras de sí el mundo del amianto, tan aplicado por doquier en los maravillosos 60´s y 70´s a cascoporro en todos los bloques y fábricas en que el mundo obrero resultante del emergente desarrollismo iba a ser albergado, sin saber la amenaza que ésto escondía.

Más de 200 trabajadores camboyanos se han desmayado esta semana en una fábrica de ropa de la compañía sueca Hennes & Mauritz (H&M). «Sufrían dolores de cabeza y mareos y fueron llevados al hospital», indicó Keo Pisey, que explicó que la empresa ha estado utilizando nuevos productos químicos para evitar que los insectos se coman la ropa. Este jueves fueron 136 trabajadores los que se comenzaron a encontrar mal después de que el lunes hubiese 100 desmayos y la fábrica estuviera cerrada durante tres días. La historia se repite de forma secuencial, siendo la salud de los trabajadores lo menos preocupante para el mundo empresarial, si lo que está en juego es la producción y las ventas. Y los de H&M por supuesto van a seguir haciéndose los suecos, como todos esos cabrones que sólo sacan música de una caja registradora.

«El bienestar de los trabajadores es muy importante para nosotros y estamos muy preocupados por la situación de los proveedores», señaló un responsable de la empresa. Tócale los cojones. Y pagando 42 € al mes.

Más de este autor

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

Opinión

La cuidadora de Rajoy

Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión