Carme Chaparro

¿Dimitir? Ja, ja, ja. ?????????????????????????????????????????????????????

Esta fotografía que ven estuvo a punto de no producirse. Un, seguramente, político ansioso de protagonismo casi da al traste con una operación policial que llevaba meses gestándose.

Opinión

¿Dimitir? Ja, ja, ja. 	?????????????????????????????????????????????????????

Esta fotografía que ven estuvo a punto de no producirse. Un, seguramente, político ansioso de protagonismo casi da al traste con una operación policial que llevaba meses gestándose.

Esta fotografía que ven estuvo a punto de no producirse. Un, seguramente, político ansioso de protagonismo casi da al traste con una operación policial que llevaba meses gestándose. Cuando los agentes de la Guardia Civil que iban a participar en ella aún estaban en sus cuarteles, el Ministerio del Interior lanzó una nota de prensa en la que se anunciaba que se había detenido a varios presuntos miembros de ETA en Navarra y el País Vasco. “Las detenciones se han realizado”, contaban, “mientras se celebraba una reunión orgánica en el interior de una de las sedes de los abogados defensores de los miembros de ETA”. 

¡Eh, hola, que te voy a detener dentro de un rato, allí en el despacho de abogados donde estás reunido! ¡Que no te escapes, eh!

Por mucho que los agentes salieran pitando, la mitad de las detenciones se frustraron, según el Sindicato Unificado de Policía, y los detenidos habrían tenido tiempo para destruir pruebas clave almacenadas en varios ordenadores. 

No es la primera vez que Interior avisa a los periodistas para que sean testigos de detenciones de etarras. ¿Cómo creen que las televisiones hemos tenido casi siempre imágenes de arrestos en pequeños pueblos franceses a muchas horas en coche de la frontera? Pues porque alguien nos avisa de que a lo largo del día se va a detener a un etarra (sin especificar quién) en tal zona (sin tampoco concretar en exceso). La información, obviamente, está embargada y no se hace pública, pero permite que los periodistas lleguen a tiempo para ser testigos del importante momento. Es algo habitual, y no sólo en asuntos policiales. Una imagen es un arma publicitaria muy poderosa. 

¿Qué ha cambiado esta vez? Pues que la nota (escrita antes de la operación policial, para lanzarse sin demora) se hizo pública antes de tiempo y los medios se hicieron eco sin saber que las detenciones aún no se habían producido. Pero además el Ministerio colgó en su web y tuiteó la información, con lo que fue accesible para todos. 

Hay una dimisión, una sólo, la de Albert Gimeno, director de comunicación de Interior. Quizá una de las personas que menos culpa tengan. Es de admirar que alguien, en nuestro país, asuma responsabilidades de esa manera. Pero no debería ser el único. 

 

Más de este autor

Gracias por ver el vídeo

Lo siento pero no. Yo no he visto ni quiero ver el vídeo en el que queman vivo al piloto jordano Muaz al Kasabeh. Pero desde aquí quiero dar las gracias a quienes lo han visto.

Opinión

¿Qué le veis a la Torre Eiffel? ¿Qué?

En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo la que nos ha convencido de que ese mamotreto es el lugar más romántico del mundo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Carlos Mayoral

El mito de la muerte en Unamuno

«Esto demostraría que para acallar al hombre no podían hacer otra cosa que lo que mejor sabían hacer: asesinar. Lo que ya no era tan fácil de saber es que, después de la voz, venía el mito»

Opinión

Víctor de la Serna

El mal menor es el bien mayor

«Biden es un señor mayor, ex vicepresidente, sin enormes talentos políticos ni planes novedosos, pero a estas alturas el mal menor, si se trata de una persona digna, se convierte en el bien mayor»

Opinión