Jordi Bernal

Dos actores

"En Los dos papas planea, claro está, la corrupción y la pederastia atávica de estos señores disfrazados de santos que se comportan como el mismísimo diablo"

Opinión

Dos actores
Foto: Netflix
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Me gusta de Los dos papas (Fernando Meirelles) su particular concepción de buddy movie. En este caso sería la amistad que se establece entre un argentino y un alemán a lo largo de las dos horas que dura el film. No es poca cosa teniendo en cuenta además que ambos representan dos visiones, si no enfrentadas cuando menos distantes, del catolicismo. Es el aspecto teológico el más endeble de la narración. El director barre para la casa de la progresía con un panegírico más o menos velado del cristianismo de alpargata. Se entiende, no obstante, ya que pintan bastos y la cosa más acá del reino del señor no está para demasiadas alegrías, aunque los panglosianos de manual divulguen dicharacheros que cada día vivimos mejor, más longevos y contentísimos de habernos conocido. 

Volviendo a la peli de marras, a esta suerte de road movie estática (donde el único que se mueve es Dios, verbo que está en todas partes) dos actores la convierten en interesante y entretenida. Jonathan Pryce y Anthony Hopkins se salen en oficio, tablas, gracia y matiz sin pausa, partiendo de un guion atrevido y original pero con muchos boquetes y demasiados topicazos. Mejor pasemos por alto los chistes y clichés de y sobre argentinos porque son puro sonrojo. Aunque esté bien que se recuerde que el jesuita le dio la hostia (y no de hostias) al matarife Videla, otro salvador del peligro rojo. 

Planea, claro está, la corrupción y la pederastia atávica de estos señores disfrazados de santos que se comportan como el mismísimo diablo. Poco parece haber hecho el papa che-ye-ye para acabar con la lacra. De hecho, lo teníamos por desaparecido antes de que esta peli lo volviera a ascender a los altares de la actualidad con toda su campechanería a cuestas y sus más que discutibles declaraciones. 

Vale la pena el visionado de Los dos papas. No es ni mucho menos el film del año, pero, en estos días de peripatéticas alianzas y amistades peligrosísimas, se agradece este ejercicio de humor y de maestría interpretativa. 

Más de este autor

Voces

«Sin la contribución de la cobardía social (así como de la ingenuidad de cierta izquierda paleolítica) la violencia nacida en el País Vasco, pero extendida a toda España, no hubiera podido durar tantos años»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Unos ilusos fiscales

«Allí los guatemaltecos se preguntan cuánto me va a costar la generosidad de los políticos con mi dinero. Aquí, una mayoría de los incautos españoles nos preguntaríamos cuánto me va a tocar de ese gasto público»

Opinión

Carlos Mayoral

Cervantino Brines

«Sin duda la cara más luminosa de Brines es la que se ve reflejada en Cernuda, la que ansía una carne joven que ya no volverá»

Opinión