Johani Carolina Ponce

Dos descendientes de Bolívar

En Venezuela la protesta de la sociedad civil, liderada por valientes estudiantes ha desbordado los partidos políticos, pero no hay duda en que dos líderes opositores lograron que la calle despertará: Leopoldo López y María Corina Machado.

Opinión

Dos descendientes de Bolívar

En Venezuela la protesta de la sociedad civil, liderada por valientes estudiantes ha desbordado los partidos políticos, pero no hay duda en que dos líderes opositores lograron que la calle despertará: Leopoldo López y María Corina Machado.

La sangre que corre por las venas no es un accidente, ser el hijo, sobrino, nieto o tataranieto tiene consecuencias de facto. Los antepasados en ocasiones aparecen en los caminos de la vida, plasmados de una u otra forma, en rasgos, gestos, carácter y hasta en la lucha por la libertad de un país. En Venezuela la protesta de la sociedad civil, liderada por valientes estudiantes (en la cual se repudia una dictadura fascista) ha desbordado los partidos políticos, pero no hay duda en que dos líderes opositores lograron que la calle despertara: Leopoldo López y María Corina Machado.

López es sobrino sexto de Simón Bolívar, y hoy está tras las rejas en el penal Ramo Verde por cargos que van desde terrorismo hasta homicidio. De acuerdo a Nicolás Maduro (quien funge como presidente, ante serios cuestionamientos de carácter legal) el líder de Voluntad Popular [partido político] está preso por «sus llamados a la sedición». Por su parte Machado es sobrina nieta de Armando Zuloaga Blanco, un luchador que murió en una rebelión contra la dictadura de Juan Vicente Gómez en 1929 y los bisabuelos de Bolívar son sus ancestros directos.

En 2014 Machado se ha convertido en el espejo de la sociedad matriarcal venezolana, una dinámica de país en donde los índices de mujeres que crían solas a sus hijos ha sido una constante histórica en la modernidad. María Corina es una mamá divorciada con tres hijos y contra todo pronóstico ha luchado contra el chavismo literalmente a capa y espada. ¿Por qué contra todo pronóstico? Ser mujer en una sociedad machista y además pertenecer a la élite caraqueña, son dos características que van en contra del “legado” del chavismo, pero ¿Bolívar a qué clase social perteneció? La mujer de 47 años fue capaz de increpar al mismísimo Hugo Chávez y hoy es una perseguida más del régimen del terror malandro-madurista. La parlamentaria intentó mostrarle al mundo, con la OEA como vehículo, la realidad de lo que sucede en Venezuela. “¿Cómo se llama un régimen que persigue, que reprime, que tortura, que censura y que asesina manifestantes en la calle. Hay que llamar a las cosas por su nombre y en Venezuela hay una dictadura», dijo la diputada. Las acciones del Gobierno de Maduro no se han hecho esperar.

Diosdado Cabello, una de las dos cabezas del Gobierno venezolano, anunció que María Corina no puede entrar a la Asamblea Nacional porque ya no es diputada por incurrir en el delito de “traición a la patria”, esa fue la consecuencia de su viaje a Washington. Maduro sabe que detenerla en este momento sería otro detonante para que las revueltas sigan tomando fuerza en un país que cada día más rechaza la mentira represora que simboliza el desgastado Socialismo del Siglo XXI.

Más de este autor

Cubanizar a Bolívar con una teta

Recuerdo el libro rojo tímidamente escondido en la biblioteca caraqueña de papá. Un título poco atractivo para una niña de seis años: “Patología de Simón Bolívar”.

Opinión

¿Asesinatos selectivos?

Uno de los delirios de Hugo Chávez en el proceso de instaurar la revolución bolivariana del siglo XXI (en minúsculas con deliberada intención) fue cambiar el huso horario de Venezuela y los nombres de instituciones.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión