Natalia Angulo Haynes

Drones sin alma

Al Qaeda cuestiona al líder al-Zawahiri y busca un nuevo sustituto, mientras que drones de EEUU matan a seis posibles candidatos. todo ello legitimado por Obama, el Nobel de la Paz?

Opinión

Drones sin alma

Al Qaeda cuestiona al líder al-Zawahiri y busca un nuevo sustituto, mientras que drones de EEUU matan a seis posibles candidatos. todo ello legitimado por Obama, el Nobel de la Paz?

Al Qaeda cuestiona al líder al-Zawahiri y busca un nuevo sustituto, mientras que drones de EEUU matan a seis posibles candidatos. Releo de nuevo, incrédula: ¿que EEUU asesina de forma selectiva ejecutando de forma extrajudicial a posibles sustitutos, pero sin juicio previo, invadiendo el espacio aéreo de otro país con desprecio a su soberanía, sin explicaciones de los daños colaterales? ¿Y todo ello legitimado por Obama, el Nobel de la Paz?

Pues sí, y lo que debe asustarnos de ese titular no es que Al Qaeda busque un nuevo Bin Laden -ya sabemos que ellos son terroristas-, lo que debe asustarnos es que los que se suponen «los buenos» actúen como terroristas, masacrando a la población sin más argumentos que el todo vale en la lucha contra el terrorismo.

El senador republicano Lindsey Graham ha declarado que los drones de EEUU han matado al menos a 4.700 personas estos últimos años. «El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es aun más criminal que el expresidente George W. Bush debido a su amplio uso de drones», declara el analista político estadounidense Paul Street. Los drones han bombardeado bodas y funerales y realizan lo que llaman double taps: bombardean un objetivo y, cuando llegan las fuerzas de emergencia, vuelven a bombardearlo porque consideran que los médicos y bomberos que acuden a ayudar a los heridos también son terroristas. Es la guerra preventiva, un Minority Report de barras y estrellas.

El programa para localizar a los terroristas usa como fuente principal las informaciones que recibe la inteligencia paquistaní de la población local. Como en la guerra civil española, basta la palabra de tu vecino para que te fusilen. Cuando confirman el lugar del objetivo, un drone sale de una base de Afganistán o Pakistán y se dirige a él. Desde el momento que despega las acciones del drone son dirigidas por un piloto americano desde la sede de la CIA en Langley a través de una cámara que lleva el avión. Es como un videojuego. Luego sobrevuela el objetivo y cuando se toma la decisión del ataque, disparan. Según cuenta la periodista Jane Meyer en el New Yorker, «hay aprobación para matar a algunas personas en el mismo momento en que son localizadas pero con otras se necesita permiso adicional, por ejemplo si una escuela u hospital está en el radio del impacto, un algoritmo informático sopesa la cuestión antes de que se autorice». Es complicado averiguar el origen de los objetivos, ya que el Pentágono maneja una lista con 367 nombres elegidos a dedo que «deben ser asesinados o capturados», según dijo en agosto un general sin identificar al comité de Asuntos Exteriores del Senado.

Esas acciones, independientemente de los antecedentes criminales del destinatario, son contrarias al derecho internacional que prohíbe los homicidios arbitrarios, por lo que muchas de las acciones realizadas con drones pueden constituir crímenes de guerra, es decir, delitos de Derecho Internacional reconocidos en la Carta de las Naciones Unidas y que violan los Protocolos de Ginebra. ¿Pero quién se lo dice al gigante Tío Sam?

Más de este autor

De la moda Friki

El canal friki por excelencia, TNT se ha tomado en serio lo del Día del Orgullo Friki y este año se ha puesto como objetivo encontrar al Friki Master; o lo que es lo mismo, a la persona más friki de España. Así que en el capítulo de Big Ban Theory, Sheldon se dirige a los frikis españoles y les hace un llamamiento a todos aquellos que se consideren unos fanáticos de las series, los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción, el manga y la tecnología, para que demuestren su sabiduría friki en este concurso de televisión.

Opinión

La orilla blanca, la orilla negra  

Como decía al principio Mohamed Ali Malek ha sido reconocido por uno de los inmigrantes supervivientes como uno de los dos culpables de la tragedia más grave ocurrida en aguas del Mediterráneo. El segundo culpable somos nosotros, culpables de cada una de esas muertes, todos nosotros, nuestros países, nuestras políticas de inmigración, nuestra indiferencia, todos incluidos tú que lo lees y yo que lo escribo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión