Gonzalo Gragera

E-lecciones sin bipartidismo

Iremos, oh pastor, a unas nuevas elecciones: parece que es ya, por plazos y legislaciones vigentes, inevitable. Si el bipartidismo en España siempre ha resultado un moderado fracaso que a todos convenía en mayor o menor medida, la fragmentación de su nombre en mil taifas de la soberanía popular ha resultado el germen de una distopía en la jamás creímos. ¿Será que el problema de nuestra historia somos los que en ella partes formamos o es que aún arrendamos nuestros males a las ingenierías y los andamios de nuestro sistema político y nuestra ley electoral con esa actitud tan párvula como cobarde? La culpa, del otro. Llegados a este punto conviene recordar que el fin del bipartidismo llegó sin modificar ley electoral alguna. Sí, el problema va a ser el sistema. Obvio.

Opinión

E-lecciones sin bipartidismo
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

Iremos, oh pastor, a unas nuevas elecciones: parece que es ya, por plazos y legislaciones vigentes, inevitable. Si el bipartidismo en España siempre ha resultado un moderado fracaso que a todos convenía en mayor o menor medida, la fragmentación de su nombre en mil taifas de la soberanía popular ha resultado el germen de una distopía en la jamás creímos. ¿Será que el problema de nuestra historia somos los que en ella partes formamos o es que aún arrendamos nuestros males a las ingenierías y los andamios de nuestro sistema político y nuestra ley electoral con esa actitud tan párvula como cobarde? La culpa, del otro. Llegados a este punto conviene recordar que el fin del bipartidismo llegó sin modificar ley electoral alguna. Sí, el problema va a ser el sistema. Obvio.

Con la muerte del bipartidismo hemos llegado a conclusión desconcertante, simple y demagoga: la discutible necesidad de los gobiernos. Uno en funciones, cuatro meses y, más allá de los titulares de la prensa, nadie lo ha echado en falta. Nuestro gobierno, digo. Pero eso no es todo, en estos cuatro meses aún han pasado cosas no menos asombrosas: el desembarco de los Papeles de Panamá, la dimisión de un ministro, los chantajes de los justicieros a plena luz y los primeros pasitos de “los nuevos partidos”.

Si algo nos han enseñado estos cuatro meses son los asomo la patita por la puerta de cada uno. La de los nuevos por encima de la del resto. Esos ciudadanos o esos podemos a los que no les tiembla el puso a la hora de pactar con aquellos que acusaron de bacterias que regenerar en un caso y casta que denostar, en el otro. Y mientras tanto, esa Moncloa que espera, aunque no tanto como nosotros. Los que asistimos a estas (e)lecciones, frustrantes, imposibles de olvidar, de un adiós al bipartidismo.

Contexto

    Más de este autor

    No se puede consentir

    «Los escraches de aquellos años fueron maniobras de acoso que excedían límites democráticos, donde las responsabilidades políticas se piden en los parlamentos -se concretan en las urnas- y los fraudes y delitos se enjuician en los tribunales».

    Opinión

    Qué ha sido de Podemos

    «Jamás han creído en la democracia representativa, salvo cuando intuyeron que ellos podían ser los representantes»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Aloma Rodríguez

    Vuelta al cole

    «La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

    Opinión

    Jordi Bernal

    'The Wire' en Twitter

    «Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

    Opinión

    Nuria Val

    Podemos y su ofensiva contra el Rey

    «Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

    Opinión