Raquel Sastre

Educación en llamas

Esto es lo que siento: ganas de quemar la universidad española.

Opinión

Educación en llamas

Esto es lo que siento: ganas de quemar la universidad española.

Esto es lo que siento: ganas de quemar la universidad española. No me refiero al edificio, ni tampoco al nivel educativo, me refiero a ese rancio clasismo totalmente equivocado que se apodera del espíritu universitario, el de que los alumnos son la casta inferior. 

He trabajado en una universidad y siempre me ha sorprendido el poco respeto que se tiene hacia el estudiante. En la universidad la casta va así: la superior, profesores e investigadores (PDI), la media, personal de administración y servicios (PAS) y, por último, la más alejada de todo tipo de derechos y deferencias, los alumnos. 

En España nos han enseñado que el cliente es lo que más debemos cuidar en un negocio y parece que nadie comprende que, en una universidad, los clientes son los alumnos. ¿Por qué en las bibliotecas a los alumnos que se pasan 3 días en devolver un artículo se les sanciona y a los profesores que en vez de comprar un libro, un gasto que para su sueldo es ínfimo, lo sacan de la biblioteca y se lo quedan durante todo el curso, superando en meses el tiempo permitido para ello, no se les castiga? ¿Por qué se les permite a los profesores no asistir a todas sus clases e incluso que las den asociados de su departamento si están cobran por ello? ¿Por qué un alumno siempre debe de callar y un profesor tiene la verdad absoluta?

Tener tal clasismo impuesto en el centro más superior de enseñanza que existe hace que nuestra sociedad no avance. Si a nuestros titulados les enseñamos eso, ¿cómo esperamos que protesten frente a todos los políticos sinvergüenzas que nos gobiernan? Los poderosos mandan y se aprovechan de nosotros y ellos se aguantan, que es lo que les hemos enseñado.

MENS SANA IN CORPORE SANO… hasta que nos quiten la seguridad social o nos pille un UIP de por medio.

Más de este autor

Las dos caras de la tecnología

Siempre he pensado que la tecnología y las redes sociales facilitan las cosas a la gente, pero a los que tienen (tenemos) la mente perversa, más aún. Da igual que seas un ladrón, un bromista o un infiel, siempre puedes sacarle provecho.

Opinión

Envidia de Fatwa

Cada vez que escribo un texto de ficción humorística me encuentro siempre con lo mismo: con la envidia de fatwa. Da igual si en el texto hay chistes sobre cristianismo, veganismo, homeopatía o ser de Murcia; siempre hay un grupo de personas que responden, cual energúmenos, a la ficción como si lo escrito fuese un dogma.

Opinión

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión