Joaquín Jesús Sánchez

El asombroso caso de la violencia legítima

«Me tranquiliza saber que las autoridades competentes iniciarán las acciones oportunas: una campaña de vídeos graciosos en sus cuentas reglamentarias de TikTok»

Opinión

El asombroso caso de la violencia legítima
Foto: Pep Morell| EFE
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

La semana pasada, dos agentes de la policía nacional le pegaron una paliza a una muchacha de catorce años y a su padre. No estaban de servicio, sino tomándose unos botellines en un bar. Unos días antes, otra docena de nacionales (estos sí, uniformados y armados) se lanzaban contra unos chavales en la calle Atocha de Madrid sin que aún sepamos por qué. En los vídeos, que se grabaron pese a las intenciones de los heroicos agentes del orden, no se ve que los muchachos opusieran resistencia.

A comienzos de este mes (el 8), una pareja de municipales (en Arrecife, Lanzarote), detenía a un señor con poca delicadeza y se liaba a leches contra sus acompañantes, que intentaban inmortalizar la escenita. Una semana anterior me topé con otro vídeo, en el que un valeroso ertzaina le daba estacazos a un sindicalista que no lo estaba atacando. Podría seguir, pero es que se me pone mal cuerpo.

No hay que ser muy sagaz para detectar el común denominador: ciudadanos recibiendo palos y maderos intentando que nadie grabe su virtuoso cumplimiento del deber. Querría contraponer estas escenas a uno de los casos más finos de diplomacia policial que hemos visto en los últimos lustros. ¿Se acuerdan de aquella pandilla que quería ir a misa en el Valle de los Caídos? ¡Qué ímpetu piadoso! ¡Qué fervor sacramental! Y qué temple el de los agentes del orden, qué habilidad para pastorear a los exaltados sin el más mínimo uso de la fuerza.

Se ve que saben hacerlo, pero prefieren dar porrazos siempre y cuando los agredidos sean golpeables. Diré una maldad: pareciera que la policía no pretende defender a unos ciudadanos de otros más malvados, sino mantener un orden establecido que favorece a esos que no reciben hostiazos. Como a los uno les conviene la existencia de los otros (y viceversa), los casos de brutalidad quedan una y otra vez impunes, gracias al debido corporativismo y para (me imagino) proteger el buen nombre del cuerpo. Hechos aislados que los pérfidos antisistema quieren magnificar para hacer daño al Estado, la patria y el sursuncorda.

Para terminar con esta retahíla de inmundicias, leo que uno de los prendas detenidos en Linares había recibido quejas por acosar a menores, hecho que sin duda no desconocerían los astutos sabuesos de la jefatura local. «Que soy compañero, coño». No te lo pierdas: esos colegas tan indulgentes dispararon la otra tarde contra unos manifestantes con munición real ¡por error! Me tranquiliza saber que las autoridades competentes iniciarán las acciones oportunas: una campaña de vídeos graciosos en sus cuentas reglamentarias de TikTok.

Más de este autor

Castidad olímpica

«Quizás convendría liberar a las futuras generaciones de la tentación de pasarse ocho horas al día repitiendo una pirueta»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Lectura en movimiento

«Evidentemente al andar en calzoncillos alrededor de mi casa mientras leo en el iPad no me convierto en un genio ni recuerdo todo mejor. Pero el movimiento me ayuda a concentrarme»

Opinión