Javier Quero

El asteroide pasó de nosotros

La roca espacial no tiene nada de especial. Mide veinte metros y ha pasado rozando la Tierra. Apenas a 40.000 kilómetros, que en distancias astronómicas viene a ser lo que separa Cataluña y Andorra. O sea, nada.

Opinión

El asteroide pasó de nosotros
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

La roca espacial no tiene nada de especial. Mide veinte metros y ha pasado rozando la Tierra. Apenas a 40.000 kilómetros, que en distancias astronómicas viene a ser lo que separa Cataluña y Andorra. O sea, nada.

La roca espacial no tiene nada de especial. Mide veinte metros y ha pasado rozando la Tierra. Apenas a 40.000 kilómetros, que en distancias astronómicas viene a ser lo que separa Cataluña y Andorra. O sea, nada. Que se lo digan a Jordi Pujol, capaz de mantenerse con un pie en cada una durante treinta años.

El pedrolo cósmico vaga por el espacio y nuestro interés por él se limita a que no tenga la mala ocurrencia de estrellarse en nuestro Planeta. Eso sería un fastidio. El choque equivaldría al de una de esas bombas que cada día ya caen a millares por distintos lugares del mundo. Además, provocaría miles de muertes violentas, como las que a diario se producen en decenas de países. La consecuencia inmediata sería la propagación de hambrunas y epidemias, como las que ya asolan buena parte del globo. Y lo que es peor aún, daños medioambientales irreparables, como los que desde hace años se vienen produciendo sobre la superficie terrestre.

Afortunadamente, el asteroide ha pasado de largo. Ha pasado de nosotros. Siempre he creído que lo mismo harían seres de otras civilizaciones planetarias, en caso de existir. Recalar en la Tierra sería demasiado arriesgado. Dice el sabio Arsuaga, el antropólogo que desde Atapuerca nos desvela lo brutos que fuimos hace milenios, antes de ser tan primitivos como ahora, que lo más extraño de un humano para un visitante alienígena sería su nariz. Somos la única especie que tiene un apéndice nasal prominente. Es lógico. Nuestro pasatiempo favorito es tocarle las narices al resto. Ciscarnos en el prójimo y cargarnos el Planeta son aficiones que practicamos con fruición. No necesitamos la ayuda de ningún asteroide para acabar nuestro mundo. Nos apañamos bien solos.

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

Andrea Mármol

En Cataluña han dado una medalla

«Tres años después, en Cataluña gobiernan los mismos que alentaron la protesta violenta del 20-S y reivindican la inocencia de quienes quisieron pasar por encima de servidores públicos como ella para pasarnos después a todos por encima»

Opinión