Jordi Bernal

El atrevimiento de la ficción

Me sorprende gratamente el desparpajo con que ciertas series se encaran a los hechos para convertirlos en ficción sólida. Pienso que a menudo se sobrevalora la imaginación en el relato fílmico y literario cuando las historias más interesantes están ahí para contarlas con estilo. No es que la realidad supere la ficción sino que la primera es el material con que se construye la segunda. Quedó demostrado, por ejemplo, en la primera entrega de American Crime Story, The People v. O.J. Simpson, un potente y adictivo relato sobre el juicio del ex deportista y actor de cine ocasional por doble asesinato.

Opinión Actualizado:

El atrevimiento de la ficción
Foto: FX
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Me sorprende gratamente el desparpajo con que ciertas series se encaran a los hechos para convertirlos en ficción sólida. Pienso que a menudo se sobrevalora la imaginación en el relato fílmico y literario cuando las historias más interesantes están ahí para contarlas con estilo. No es que la realidad supere la ficción sino que la primera es el material con que se construye la segunda. Quedó demostrado, por ejemplo, en la primera entrega de American Crime Story, The People v. O.J. Simpson, un potente y adictivo relato sobre el juicio del ex deportista y actor de cine ocasional por doble asesinato.

La miniserie partía de un reportaje –que se convirtió en bestseller–  del periodista Jeffrey Toobin como fuente fiable de una narración que iba más allá de los hechos probados y se introducía a destajo en la intimidad y la psicología de los protagonistas. En última instancia, la serie ahondaba en conflictos raciales y también de género. En este aspecto, mostraba más que juzgaba y proponía al espectador una reflexión antes que una conclusión cerrada.

Sin llegar a las cotas de calidad de la primera entrega, la segunda temporada también demuestra la capacidad de la ficción por rastrear la realidad vívida. The Assassination of Gianni Versace, además de reconstruir la historia del asesino en serie Andrew Cunanan, que antes de pegarse un tiro en la boca acabó con la vida del célebre diseñador, incide, sobre todo, en una homofobia ambiental que no queda tan lejos. Pocos eran los valientes que en los años ochenta y noventa del pasado siglo, con el azote del Sida en sus momentos más dramáticos, se atrevían a reconocer públicamente su homosexualidad. Sin morbos ni escabrosidades, The Assassination… refleja la intolerancia hipócrita, la doble moral cerril y pazguata, y el drama de los condenados a un armario opresivo, víctimas de una sociedad obsesionada con el etiquetaje sexual.

Celebro el atrevimiento de la ficción. De las buenas historias que proporcionándonos una evasión ociosa nos ayudan al mismo tiempo a entender un poco más el mundo en el que vivimos.

Más de este autor

Un chiste malo

«Instalados en la más áspera de las simplezas, la pareja de baile solo tiene en mente evitar el pisotón del otro»

Opinión

Trump en 'The Office'

«Trump como presidente de Estados Unidos nada tiene que envidiar al feliz mono suelto con dos pistolas cargadas»

Opinión

Más en El Subjetivo

David Mejía

Jaque al rey

«El problema de la monarquía es que si el rey fuera Alberto Garzón I, no podríamos librarnos de él»

Opinión

Juan Marqués

El gran tostón del yo

Es la trivialidad lo que predomina en la «autoficción» o en la literatura de testimonio, y sin embargo es cada vez mayor la exaltación totalmente acrítica que de ese tipo de libros se hace en los medios

Opinión

Gabriel Insausti

Todos somos China

«Lo que viene de China no es sólo el coronavirus. Lo que viene es esa entente insólita de comunismo y capitalismo –con lo peor de cada casa- que se resuelve en el globalismo»

Zibaldone