Alejandro Cao de Benos

El campo abonado

En cualquiera de los casos sólo se me ocurren dos palabras: Vergüenza y Debilidad. Eso es lo que muestra al mundo y a los terroristas un país que no se pone de acuerdo ni en lo más básico.

Opinión

El campo abonado

En cualquiera de los casos sólo se me ocurren dos palabras: Vergüenza y Debilidad. Eso es lo que muestra al mundo y a los terroristas un país que no se pone de acuerdo ni en lo más básico.

Muchas veces he escuchado en la calle: ‘Al-Andalus era nuestra y la recuperaremos’. La última vez me lo dijo con una amplia sonrisa, como tan natural, un hombre mellado y con acento extranjero pero pasaporte español. Y me parece que no soy el único que ha vivido esa experiencia.

¿Cómo no van a invadir España si los encargados de su seguridad se entretienen en batallas internas?

No doy crédito a que se publique y difunda un asunto que resulta increíble, y que si tuviera el más mínimo indicio debería ser tratado con absoluta confidencialidad. A lo peor ya no existen Asuntos Internos, con esto de la crisis le habrán dado esa responsabilidad a algún tertuliano del corazón.

O los Mossos están manipulados políticamente y el odio Catalunya-España ha impregnado todos los rincones, o la Policía Nacional está tan corrupta que con amigos como estos… ¿Quién necesita enemigos?

En cualquiera de los casos sólo se me ocurren dos palabras: Vergüenza y Debilidad. Eso es lo que muestra al mundo y a los terroristas un país que no se pone de acuerdo ni en lo más básico.

La policía debería ser una, y estar ligada al ejército para desarrollar operaciones mixtas y combinar recursos. Está bien que insistan en llevar uniformes diferentes, pero que por lo menos tengan una cadena de mando centralizada y estén motivados por un mismo objetivo. Pero claro, esto es mucho pedir si una mayoría decidió incorporarse por salario en vez de vocación.

Cuando el poder central es débil y el islam se presenta por algunos como ‘la religión de la guerra’, se avecina tormenta.  

Sigan dándole al rollo independentista… que el día menos esperado aparecerá Abu Bakr al-Baghdadi con sus huestes y entonces se acabarán las tonterías, ni estelada ni rojigualda, la única bandera será la negra, y de golpe.

Más de este autor

A la carrera

Esta aparente relación amor-odio se trata de una simple negociación empresarial, donde EE.UU. tiene todas las de ganar, que para eso es perro viejo en usar su convincente arsenal.

Opinión

Capitán España

Aunque pidiera 50 no iría a verle, que para oír a falsos profetas ya existe un substituto (y gratuito): el coletas.

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión