Jordi Bernal

El cansancio

Si nunca consiguieron mi simpatía ni mi comprensión, los separatistas han logrado mi hartazgo definitivo. Sirvan estas líneas como última referencia a un ‘problema’ enquistado cuya solución creo muy complicada y desconozco cómo se alcanzará.

Opinión

El cansancio
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Desde las 6 de la mañana, el maldito Proceso atruena en la radio. La prensa de papel digitalizada es un festín de expertos leguleyos que ni tan siquiera han pisado un aula de Derecho. Parece ser que la tele también anda a tope con el asunto pero poco puedo decir porque carezco de televisor y solo veo las secuencias que circulan por las redes sociales. A primera hora de la tarde del lunes ya he visto suficientes insultos, agresiones y quema de contenedores como para cortarme en seco la digestión. Y puede que las venas.

Del cabreo al cansancio. Así las cosas después de cinco años de ridículo y grotesca tragicomedia. Un cansancio absoluto, rayano en la náusea. El desprecio fatigado hacia la total irresponsabilidad de unos políticos que, ante el cerco de la corrupción y las consecuencias de la crisis económica, decidieron envolverse en el trapo y liarla parda. De aquellos polvos, estos lodos, y hoy asistimos a la triste constatación de que la revolución sonriente era más bien una mueca siniestra y desagradable. Ayer lo vimos en Barcelona, escenario indeseado una vez más de unas protestas que no deberían ir con la ciudad. Una ciudad que debería estar muy por encima de manifestaciones identitarias de vuelo gallináceo. Y desgraciadamente pagaremos factura por ello.

Si nunca consiguieron mi simpatía ni mi comprensión, los separatistas han logrado mi hartazgo definitivo. Sirvan estas líneas como última referencia a un ‘problema’ enquistado cuya solución creo muy complicada y desconozco cómo se alcanzará. Dejo a los tertulianos que cobran por desfacer entuertos, a los columnistas aguerridos y visionarios, a los gritones comentaristas de interminables debates catódicos y a la inefable Pilar Rahola, la cosa del Proceso.

Instalados en la primavera, las cálidas horas bien merecen causas mejores. Por cuatro días que nos quedan, escribamos mejor de asuntos agradables y que valgan la pena. Prometo dentro de quince días hablarles de la suave lencería femenina.

Más de este autor

Lo facha empieza en los Pirineos

«Tanta es la decadencia del villorrio que, en las elecciones municipales del pasado domingo, el candidato del partido ultraderechista de Marine Le Pen se hizo con la alcaldía»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión