Natalia Angulo Haynes

El Capo

Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, no ha podido resistir la tentación y, en mitad del debate del Estado de la Nación, ha sacado su iPad y se ha puesto a jugar al Candy Crush, ese juego tan curioso de eliminar cristalitos del mismo color.

Opinión

El Capo

Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, no ha podido resistir la tentación y, en mitad del debate del Estado de la Nación, ha sacado su iPad y se ha puesto a jugar al Candy Crush, ese juego tan curioso de eliminar cristalitos del mismo color.

Celia Villalobos, vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, no ha podido resistir la tentación y, en mitad del debate del Estado de la Nación, ha sacado su iPad y se ha puesto a jugar al Candy Crush, ese juego tan curioso de eliminar cristalitos del mismo color. No sería algo muy notorio si no fuese porque presidía el debate, estaba en horas laborales, es decir pagadas por todos nosotros y además hablaba el Presidente del Gobierno. Si cualquiera de nosotros en nuestro horario hiciésemos lo mismo nos sancionarían, la falta se consideraría grave y tendría una suspensión de empleo y sueldo de 20 días. Lo de Celia ha quedado en un hecho anecdótico por lo visto y nadie ha pedido tomar medidas contra ella. Ver el  vídeo difundido por La Marea mientras presidía el discurso del presidente del Gobierno es bochornoso, y evidencia una absoluta falta de respeto por su trabajo, por el que habla y por todos los españoles que con nuestras horas de trabajo pagamos el suyo, y encima ella dice que estaba leyendo la prensa pero cuando claramente se ve que estaba jugando. Encima nos toma por tontos. Es curioso además como minutos después de estar jugando al Candy Crush le recriminaba a Joan Coscubiela su falta de respeto al intentar llamar «capo» a Mariano Rajoy, digo intentaba porque la vicepresidenta del Congreso le apaga en dos ocasiones el micrófono para evitar que pronunciara esa palabra. ¿Y quién le apaga a ella el iPad?

Debe ser que los populares se aburren de escuchar las mentiras de Rajoy porque ya ha pasado en varias ocasiones, los diputados del PP  Bartolomé González y María Isabel Redondo fueron pillados jugando al Apalabrados durante un pleno, en 2012 y recordemos como en 2002 tres diputados del PP fueron sancionados por ver vídeos pornográficos en una asamblea. Ni Podemos, ni la crisis, lo que va a hundir al PP va a ser Apple.

Contexto

    Más de este autor

    De la moda Friki

    El canal friki por excelencia, TNT se ha tomado en serio lo del Día del Orgullo Friki y este año se ha puesto como objetivo encontrar al Friki Master; o lo que es lo mismo, a la persona más friki de España. Así que en el capítulo de Big Ban Theory, Sheldon se dirige a los frikis españoles y les hace un llamamiento a todos aquellos que se consideren unos fanáticos de las series, los videojuegos, los cómics, la ciencia ficción, el manga y la tecnología, para que demuestren su sabiduría friki en este concurso de televisión.

    Opinión

    La orilla blanca, la orilla negra  

    Como decía al principio Mohamed Ali Malek ha sido reconocido por uno de los inmigrantes supervivientes como uno de los dos culpables de la tragedia más grave ocurrida en aguas del Mediterráneo. El segundo culpable somos nosotros, culpables de cada una de esas muertes, todos nosotros, nuestros países, nuestras políticas de inmigración, nuestra indiferencia, todos incluidos tú que lo lees y yo que lo escribo.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Gregorio Luri

    Acting white

    «Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

    Opinión