Melchor Miralles

El disputado voto de los jubilados

Aunque queda tiempo para las próximas elecciones generales, todos los partidos se lanzan como fieras a por el voto de los jubilados, y ponen las pensiones en el foco de sus mensajes. Ahora Rajoy anuncia un debate monográfico en el Congreso sobre el tema.

Opinión

El disputado voto de los jubilados
Foto: Álvaro Navarro
Melchor Miralles

Melchor Miralles

Periodista, productor de televisión y cine y escritor. Le gusta leer, viajar, comer, o sea, un disfrutón de la vida.

Aunque queda tiempo para las próximas elecciones generales, todos los partidos se lanzan como fieras a por el voto de los jubilados, y ponen las pensiones en el foco de sus mensajes. Ahora Rajoy anuncia un debate monográfico en el Congreso sobre el tema. Lo han tenido abandonado durante años, desde la última convocatoria a las urnas, y ahora es un mercadillo de ocurrencias, disparates y bobadas con un asunto que es muy serio, y que constituye uno de los problemas esenciales de la España de hoy. Pero el voto de los jubilados está disputado, y nos queda mucho por ver en esta política rastrera, cortoplacista, mentirosa y de vuelo bajo que padecemos desde hace décadas.

La expectativa de vida, gracias a Dios, crece cada año. estamos ya en una media cercana a los 85, pero los índices de natalidad decrecen. ¿Quién va a pagar nuestras pensiones? ¿va a haber dinero en la caja para abonar los derechos devengados durante años de trabajo por tantos? Muchos agoreros dicen que no. Que el sistema está al borde de la quiebra. Y ellos siguen a lo suyo, buscando titulares de última hora, portadas y aperturas de los informativos de TV con frases ocurrentes y mensajes embaucadores, como si no les conociese el personal que no es bobo, que les tiene calados.

Con las pensiones, como con la educación, no debería jugarse a la política. Esperamos hace años sentido de Estado, políticos que piensen más en las próximas generaciones que en las próximas elecciones y pacten con sentido de Estado en materias esenciales para el futuro de España y los españoles. ¿Queda alguno en la sala? Me temo que no. El pacto de Toledo se ha convertido en un mantra al que referirse en la búsqueda desesperante de titulares fáciles, y todos han olvidado que se hizo precisamente para apartar las pensiones del debate diario partidista y partidario y renunciar a emplearlo como armamento de campañas electorales. Pero no respetan ni sus propios pactos, y vuelven a las andadas, siempre. El disputado voto de los pensionistas les lleva reiterar promesas incumplibles, mensajes apocalípticos, planes que no se sostienen, improvisados. No tienen vergüenza.

Más de este autor

El triple de Sánchez que quizá no entre

Pedro Sánchez trató de convencer por activa y por pasiva al ex juez Fernando Grande Marlaska para que fuera candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y no lo logró, pero al final entró en el Gobierno como ministro, que luce más todavía y tampoco tiene mala pensión.

Opinión

Las opciones de Venezuela

Ayer el pueblo venezolano se echó de nuevo a la calle, valiente como siempre, para evidenciar por enésima vez el rechazo social al régimen de Nicolás Maduro, sucesor del narcoestado instaurado bajo la dirección del régimen castrista de La Habana, en esa “invasión consentida” que ha sumido a Venezuela en la miseria con un Gobierno ilegítimo que se mantiene imponiendo el terror.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión