Pablo Mediavilla Costa

El doble emprendedor

Las intenciones de esta vorágine entrepreneur son cristalinas: librar al sistema de toda culpa y crítica, producir más por igual o menor retribución, y consumir como si mañana no fuera a salir el sol. La rutina, como se dice en el anuncio de un todoterreno, puede ser maravillosa.

Opinión Actualizado:

El doble emprendedor
Foto: Arun Sankar K.

Lo que somos ha dejado de importar. Tenemos que ser otros; estar delgados y fuertes, comer mejor, trabajar más duro, no beber ni fumar, exprimir cada segundo y ser y parecer felices. El camino no es fácil, pero lo único que nos separa del éxito es el esfuerzo. Hay que atravesar los días como un gladiador la arena del coliseo. Quejarse es cosa de vagos y perdedores; pensar, de diletantes y nostálgicos. Parar es ir hacia atrás. Las intenciones de esta vorágine entrepreneur son cristalinas: librar al sistema de toda culpa y crítica, producir más por igual o menor retribución, y consumir como si mañana no fuera a salir el sol. La rutina, como se dice en el anuncio de un todoterreno, puede ser maravillosa.

Es lo que, en un artículo de The New Yorker, llaman «optimismo depredador», una industria multimillonaria de gurús de la autoayuda, aplicaciones de well being, dietas purificantes, talleres de meditación y deportes dolorosísimos. Las expectativas son enormes; el sufrimiento, largo, y las posibilidades de convertirse en un döppelganger con yate, ínfimas. Los tatuajes ya no rezan Amor de madre, sino Cae siete veces, levántate ocho, No pain, no gain o Sangre, sudor, pero nunca lágrimas. Ni las tazas de café escapan a la doctrina motivadora. El espejo son las redes sociales donde solo habitan nuestros dobles emprendedores. Queremos la vida en Instagram del vecino, aunque sepamos que esa vida no existe porque la que nosotros mostramos también es mentira. Algunos relacionan esta carrera por ser mejores con el aumento de la tasa de suicidios o de la soledad. Las mujeres odian sus cuerpos, su debilidad, su propia forma de pensar; los hombres, también. Una epidemia de insatisfacción, fracaso y fraude.

«Ahora uno se explota a sí mismo y cree que está realizándose», ha dicho el filósofo surcoreano Byung-Chul Han en una reciente entrevista. Con los derechos laborales en retirada, la desigualdad en alza y la tecnología apretando todas las clavijas del reloj, no hay respiro ni merced. Lo que iba a hacernos libres nos ha hecho esclavos. La competitividad es extrema y el miedo, un gran agente emprendedor, libre. Que el Fondo Monetario Internacional, por poner un solo ejemplo, esté empezando a debatir sobre la renta básica universal puede dar una perspectiva de lo que se nos viene encima. La filósofa Marina Garcés dice que nunca hemos sabido tanto y, a la vez, tenido menos posibilidades de cambiar las cosas.

«Es forzoso que se perturbe el que está necesitado de alguno de aquellos bienes, y encima que dirija muchos reproches a los dioses», dice Marco Aurelio sobre la envidia en el libro VI de sus Meditaciones. El emperador romano se pasó media vida guerreando en los confines de su mundo, pero en la soledad de la tienda escribió sobre el repliegue en uno mismo («perseguir imposibles es propio de locos») o el servicio a la comunidad como fin en sí mismo («lo que no beneficia a la colmenta tampoco beneficia a la abeja»). Descubrí el librito hace poco y no dejo de consultarlo. Quiero ver una señal en las reediciones que han aparecido de su obra -incluso una ilustrada de Errata Naturae-. Hay hambre de autenticidad, de ideas y de siestas veraniegas; de pararlo todo y atrincherarse en su aforismo más conocido: «La mejor forma de defenderte es no parecerte a ellos», o mejor, en lo que dice mi mejor amigo: «La vida es ir tirando».

Más de este autor

El amigo americano

Acabo de terminar de traducir una novela del escritor y periodista norteamericano Dominick Dunne para Libros del Asteroide. Era algo que quería probar y Luis Solano me dio la oportunidad de hacerlo. Supongo que he caído en todos los errores de principiante y que, si lo hiciera de nuevo, no sudaría la tinta que he sudado para poner el punto final. Habré leído la novela 20 veces (o más) y los personajes y lugares me son tan familiares como si fueran parte de mi pasado. Por la noche las frases y los nombres volaban en mi cabeza como fuegos artificiales hasta caer dormido. Philip Quennell, Pauline Mendelson, Flo March, la cafetería Viceroy en el Strip de Sunset Boulevard…

Opinión

La hoja o la vida

No hay lunes en el que me toque escribir esta columna que no se convierta en una tortura. Pasan las horas, las miradas al vacío, los paseos absurdos por la casa. Lío un cigarrillo tras otro, abro libros al azar, entro en periódicos extranjeros, me entretengo con las ocurrencias más disparatadas que no aguantan ni dos asaltos en la pantalla. Es difícil tener ideas propias y expresarlas con precisión y originalidad; quinientas palabras redondas que caminen con gracia por el alambre.  

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Twitter en Pompeya

«Los arqueólogos han sacado a la luz más de 20.000 ‘graffiti’ -¡y los que aguardan!- que nos sorprenden por la familiar trivialidad que encontramos en ellos»

Opinión

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión