Jesus H. Cifuentes

El encanto de Brasil

La vida real siempre va más allá y de repente pone cara, piel y huesos a este personaje, Ronnie Biggs, héroe envejecido y vividor de varias vidas al estilo Sabina

Opinión

El encanto de Brasil

La vida real siempre va más allá y de repente pone cara, piel y huesos a este personaje, Ronnie Biggs, héroe envejecido y vividor de varias vidas al estilo Sabina

Tengo que buscar una explicación en la que ahora no he pensado, pero lo cierto es que siempre he sentido debilidad, admiración y cierta envidia por todo lo relacionado con los robos “de guante blanco”. Y es que en el fondo creo que lo que subyace es que normalmente estos golpes suelen ser dados por tipos peculiares, a los que regalo una inteligencia y creatividad especial, y sobre todas las cosas, que son dados sin que medie violencia ni sangre ninguna, además de ser realizados contra grandes emporios, bancos, u otro tipo de negocios de esa calaña a la que el ciudadano medio les cae fatal por ser los vampiros legales de nuestro tiempo.

Así las cosas, cuando me entero de este tipo de golpes magistrales, en lo más hondo de mi brota una sonrisa cuanto menos, porque el héroe ha dado otro varapalo al villano, delante de todos, con elegancia, sin un rasguño, y con un brillo de valentía en la mirada.

¿Quién no ha soñado con ser protagonista de uno de esos golpes? ¿Quién no se ha visto huyendo con la chica a un paraíso tropical? Yo al menos sí, lo confieso. Y aún hoy se me pasa por la cabeza si las noticias me acompañan.

Todo esto viene a cuento de que falleció el otro día a los 84 tacos Ronnie Biggs, el “Ladrón del siglo” , uno de los participantes en robo del tren de Glasgow de 1963. Yo recuerdo con pasión haber visto un par de películas con esta historia, que como todas las del género, me emocionan, y es que la vida real que siempre va más allá y de repente pone cara, piel y huesos a este personaje, héroe envejecido y vividor de varias vidas al estilo Sabina, no deja de sorprendernos. Aquí tenemos al Dioni. ¿Por qué será que todos se van a Brasil?

Más de este autor

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

Opinión

La cuidadora de Rajoy

Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

Opinión

Más en El Subjetivo