Jesús Nieto

El espíritu de la cabra

El Credo del Legionario es ese ángel poético con el que se soporta el polvo del desierto, la comida prefabricada, la lejanía del hogar y la novia por carta. Un credo sacado del bushido, ideado por Millán Astray, que es que Millán-Astray no daba para más en lo lírico, pero aquí lo clavó. La Legión, la mejor tropa de infantería del mundo, rindió el miércoles (como todo el Ejército) honores al Jefe del Estado, y lo que queda para el telediario es lo de siempre: la cabra haciendo de cabra frente a la Princesa, que hace de Princesa. España tiene esas cosas: nuestros más avezados mártires quedan para el aplauso de cuatro ‘jubiletas’ cuando desfilan un 12-O o un Jueves Santo.

Opinión

El espíritu de la cabra
Jesús Nieto

Jesús Nieto

Escritor, periodista, actor de doblaje y madrileño por narices. Ciclista de a diario. Blanco o colchonero según la digestión. Romántico rompedor de los tópicos.

El Credo del Legionario es ese ángel poético con el que se soporta el polvo del desierto, la comida prefabricada, la lejanía del hogar y la novia por carta. Un credo sacado del bushido, ideado por Millán Astray, que es que Millán-Astray no daba para más en lo lírico, pero aquí lo clavó. La Legión, la mejor tropa de infantería del mundo, rindió el miércoles (como todo el Ejército) honores al Jefe del Estado, y lo que queda para el telediario es lo de siempre: la cabra haciendo de cabra frente a la Princesa, que hace de Princesa. España tiene esas cosas: nuestros más avezados mártires quedan para el aplauso de cuatro ‘jubiletas’ cuando desfilan un 12-O o un Jueves Santo.

Es el Día del Desfile, evidentemente, cuando las viudas de coroneles se ‘arrejuntan’ en primera línea de la valla a vocear a peones y banderas. Ese día en Madrid se mezclan olores de pólvora y gotas de perfume ‘Álvarez Gómez’. Al paso de la cabra de la Legión, toda estas provectas pensionistas van pasando revista ‘cachondona’ a la tropa, que estas señoras no perdieron ni perderán el ardor guerrero mientras puedan bajar del ascensor.

Más adelante, siguiendo el desfile, una solterona quiere ver aparecer qué sé yo: a Alfonso XII, a Vicente Parra. O más allá un niño con chapiri, rubio, que no sabe aún lo que son las guardias legionarias, el pelo en el pecho y la cantina como psicoanálisis los días de permiso.

A pesar de esta España enferma, el Ejército desfiló en perfecto protocolo. Caían chuzos de punta de soldadito a soldadito. Contaron las crónicas que en el palco se intrigó lo justo. Lo justo que permitía el aguacero.

También se aprende a servir. A servir la patria y pese a todo/s.

Más de este autor

Lo de 'la Kitchen'

«España ya no vota; España es una democracia binaria entre Ana Soria y Paloma Cuevas y un Ponce con cada día más miedo al bicho de los pitones»

Opinión

Más en El Subjetivo

Beatriz Manjón

Dolor de multitud

«Tan preocupados estamos por no enfermar que enfermamos de preocupación; tan inquietos por arruinarnos que nos arruinamos de inquietud»

Opinión

Enrique García-Máiquez

La musa es la muerte

Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, sólo me escribe para preguntarme cosas de España cuando está muy perplejo. Es raro que un italiano, ¡con lo que son los italianos!, esté perplejo alguna vez por algo; y más si es periodista. Sin embargo, me llamó ayer. No le cabe en la cabeza que el Gobierno español ande […]

Opinión