Javier Quero

El éxito del fracaso

El pueblo, que nunca se equivoca, ha decidido esta vez que a España no la gobierne ni Dios. El hartazgo nos ha conducido a la apuesta por el caos y la barahúnda política. Si antes precisábamos estabilidad, ahora necesitamos esta habilidad de pacto por el bien común. La alternativa a un Gobierno en minoría del PP es una asociación disociada de secesionistas en sucesión de sucesos. Falta saber si a este pueblo sabio, decidido a vivir al filo de lo imposible, le parecería bien un pacto para formar desgobierno del estilo PSOE - Podemos - ERC - DyL - PNV - BILDU - IU - CC - PEO - MEO - PIS - LIO - FEO - PUF - HEZ - FIN.

Opinión

El éxito del fracaso
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

El pueblo, que nunca se equivoca, ha decidido esta vez que a España no la gobierne ni Dios. El hartazgo nos ha conducido a la apuesta por el caos y la barahúnda política. Si antes precisábamos estabilidad, ahora necesitamos esta habilidad de pacto por el bien común. La alternativa a un Gobierno en minoría del PP es una asociación disociada de secesionistas en sucesión de sucesos. Falta saber si a este pueblo sabio, decidido a vivir al filo de lo imposible, le parecería bien un pacto para formar desgobierno del estilo PSOE – Podemos – ERC – DyL – PNV – BILDU – IU – CC – PEO – MEO – PIS – LIO – FEO – PUF – HEZ – FIN.

La suma de las papeletas ha dado como resultado una gran papeleta: la dificultad de formar gobierno estable. Quienes han perdido las elecciones insisten en que el partido más votado ha perdido las elecciones. Se admite cualquier pirueta dialéctica para disimular que el PP es el único vencedor en votos y escaños, un millón y medio de electores y 33 diputados más que su inmediato perseguidor. Sin embargo, la conclusión general es que han triunfado los que han fracasado y viceversa. A los dos grandes partidos les ha dado la espalda casi un tercio de sus fieles y así, el «y tú más» ha dado paso al «y tú menos» como reproche de la pérdida de votos y devotos. Pero no es menos cierto que los emergentes no alcanzan el apoyo de las urnas recibido por las viejas siglas. Qué follón, que galimatías de alianzas probables, qué barullo de programas improbables.

En el PSOE, se multiplican las divisiones entre los que proponen el pacto a cualquier precio y los que ponen el precio a cualquier pacto. Podemos cree que va a poder con el poder y Rivera, ahora, se abstiene de abstenerse. ¿Y Rajoy? Rajoy ya se ve pertinente, o pretendiente, o penitente, o persistente, o presidente, o algo así.

Contexto

    Más de este autor

    El carnaval de los pactos

    Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

    Opinión

    Aquellos reyes

    Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Luis Arenzana

    From Pandemic to Pandemonium

    «We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

    Opinión

    David Mejía

    Compañero de naufragio

    «Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

    Opinión