Jordi Bernal

¿El fin del procesismo?

«Si damos por buena la hipótesis de Espada, con el adiós, muchachos, empañado en lágrimas de Messi estaríamos ante la finalización definitiva de la turra insoportable del 'Procés'»

Opinión

¿El fin del procesismo?
Foto: ALBERT GEA| Reuters
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Escribe Arcadi Espada en el postfacio, que no postfascio de su canónico Contra Catalunya: «La influencia del fútbol en el Proceso no es del gusto de muchos analistas que buscan siempre causas que ennoblezcan su objeto de estudio y de paso los ennoblezcan a ellos. Pero, a mi juicio, el Proceso, no puede explicarse sin la oleada colectiva de felicidad, fuerza y optimismo que los éxitos del Barça de Guardiola y Messi supusieron».

Si damos por buena la hipótesis de Espada, con el adiós, muchachos, empañado en lágrimas de Messi estaríamos ante la finalización definitiva de la turra insoportable del Procés. ¿Tendremos esa dichosa suerte? Yo lo dudo mucho, pero por lo menos disfrutaremos de un poco de sosiego mudo después de tanto berrinche enlutado de funeral desde los medios de comunicación afines al sentimiento trágico de la nación.

Una cosa ha quedado clara: en la sufrida derrota dolorosa no tenemos rival. Y es que volveremos a sufrir, volveremos a luchar y volveremos a llorar, porque lo nuestro siempre acaba en tragedia amarga.

Bien es cierto que en esta ocasión hubo un presidente que salió para hablar como un adulto y le dijo a la feligresía la verdad sin cuentos. O sea que se había acabado la fiesta y no quedaban monises para pagarle balones de oro al astro argentino, que, por sorpresa mía, quería quedarse a vivir en este inhóspito país.

Parece ser que en París ya se están organizando un afiche de galácticos. Y aquí paz y después gloria. Yo estoy dispuesto a que la estética claudique si es por el bien de la ética; así que cruzaré feliz el desierto de ligas y champions si las calles no vuelven a llenarse de lazos amarillos ni nadie más ho torna a fer.

Será que agosto me pilla de un insólito optimismo.

Más de este autor

Un pícaro anda suelto

«Hace cuatro años, el pícaro se decidió por la fuga. No me parece mal, conociendo el destino de los compañeros que decidieron quedarse en territorio español, pero de ahí a declarase un exiliado impenitente hay un abismo»

Opinión

Más en El Subjetivo