Marta Parreño Gala

El humor se muere

Poco después del ataque, a los miembros de nuestro Gobierno (el de la Ley Mordaza) se les llenaba la boca de palabras rimbombantes en defensa de la libertad básica y democrática de expresarse.

Opinión

El humor se muere
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Poco después del ataque, a los miembros de nuestro Gobierno (el de la Ley Mordaza) se les llenaba la boca de palabras rimbombantes en defensa de la libertad básica y democrática de expresarse.

Semana negra para la libertad de expresión, para el periodismo, para el humor, ese gran incomprendido. El drama de Charlie Hebdo sacó anteayer a la calle a más de tres millones de personas que clamaban en defensa de la libertad de expresión y, poco después del ataque, a los miembros de nuestro Gobierno (el de la Ley Mordaza) se les llenaba la boca de palabras rimbombantes en defensa de la libertad básica y democrática de expresarse.

Al día siguiente, sólo al día siguiente de la masacre de París, el guionista y humorista Facu Díaz fue denunciado por la Asociación Dignidad y Justicia por realizar un vídeo satírico sobre una hipotética disolución del PP simulando a ETA en el que anunciaba el “cese de la actividad armada” y la “entrega de las armas” por parte de ese partido. En realidad era una parodia después de todos los casos de corrupción que nos tenemos que ir tragando, porque llegados a este punto, es casi como para tomárselo a risa. El caso es que Díaz comparecerá ante el juez de la Audiencia Nacional el jueves por ese vídeo.

Comparecer ante la Audiencia por contar un chiste puede parecer un chiste, es decir, una obra de ficción, pero no lo es. Es un hecho grave, una muestra alarmante de ausencia democrática, una señal de alarma de libertades que se mueren ante el advenimiento de una ley creada y aprobada por políticos que se fotografían sin pudor con el “Je suis Charlie”, que queda muy bien. Cínicos que no saben que andar mandando callar a la gente solo provoca que el grito posterior sea aún más grande. Porque quien grita último ríe mejor.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Gregorio Luri

Acting white

«Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

Opinión

Juan Mas

Código fuente

«El presidente de la dignidad seguirá interponiendo muros de plasma, niveles de mando y filtros entre su persona y la rendición de cuentas»

No Category -