Ricardo Dudda

El ministro iliberal

"La versión oficial del Gobierno es que lo que hay detrás de las críticas a Marlaska es un intento de destituir al Ejecutivo"""

Opinión Actualizado:

El ministro iliberal
Foto: Chema Moya
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

A veces la polarización está bien. Por ejemplo, cuando no estás en el Gobierno. La polarización, en ese caso, no es intransigencia sino rendición de cuentas y fiscalización del poder. El clima de crispación es una muestra del descontento con el Gobierno. En otras ocasiones, la polarización está mal. Por ejemplo, cuando estás en el Gobierno. La polarización, en ese caso, es un intento ilegítimo de tumbar a un Gobierno legítimo. Es lo que sostiene el Ejecutivo actual ante las críticas por el caso Marlaska (“Lo que pretendía [el ministro de Interior] es presionar para que el coronel cometiera un delito de revelación de secretos de funcionario público”, como explican aquí).

Un ministro anónimo decía en El País que “ninguno de nosotros pensaba que tendríamos que enfrentarnos a un ambiente golpista como este”. La versión oficial del Gobierno es que lo que hay detrás de las críticas a Marlaska es un intento de destituir al Ejecutivo. Claro. Cómo no querer echar a un Gobierno que permite algo así. Además, ¿no es la función de la oposición exigir dimisiones cuando el Gobierno es desastroso? Otro debate es cómo hacerlo o si tiene sentido pedir dimisiones siempre, sin importar si el Gobierno lo hace bien o mal. O si tiene sentido pedir algo así en mitad de una crisis (otra cuestión es que la oposición no suma en el Parlamento para proponer una moción de censura).

El Gobierno ha decidido el cierre en filas y echar balones fuera. Incluso Pablo Iglesias, con quien Marlaska ha tenido encontronazos en cuestiones como la política migratoria, ha apoyado al ministro de Interior. No es muy sorprendente: el vicepresidente siempre se ha sentido atraído por lo iliberal. El acto de Marlaska no se explica porque sea un ministro conservador o porque fue un juez propuesto por el PP, sino porque tiene tendencias iliberales. Y el iliberalismo, aunque puede ser de un signo u otro, no es ideológico: es decisionismo, poder sin controles, pura voluntad política.

Más de este autor

Para cuando vuelva el procés

«Para cuando vuelva el procés, habrá que insistir en lo de siempre. Hay tres cuestiones centrales en el catalanismo que lo son también del independentismo, y que han protagonizado la actualidad en los últimos meses: la lengua, el Estatut y las infraestructuras.»

Opinión

Cancelar el debate sobre la cancelación

«¿Está bien, es moral, es aceptable que en una democracia liberal una persona que tuitea una opinión polémica sea despedido de su empleo solo porque lo ha pedido una turba?»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión