Gabriel González-Andrio

El monje de los cedros

Era como si hubiera cambiado de siglo. Pero no, allí estaba este religioso enfundado en sus ropajes, dedicando su vida al ayuno, la oración y los pobres. Y expuesto a que un día sea decapitado por su credo.

Opinión

El monje de los cedros

Era como si hubiera cambiado de siglo. Pero no, allí estaba este religioso enfundado en sus ropajes, dedicando su vida al ayuno, la oración y los pobres. Y expuesto a que un día sea decapitado por su credo.

 

Conozco a este hombre. Le ví por primera vez durante mi estancia en Líbano, en el verano de 2013. Es inconfundible. Su rostro afilado, sus barbas y su hábito son inolvidables. Lo conocí personalmente durante mi visita a un bosque impresionante denominado como el “Recreo de los Cedros” (símbolo de este país), cerca de Besharre.

Recuerdo su mirada, sus ojeras, su sonrisa cansada pero sincera y su intento de escapar de mi objetivo para no ser “noticia”. Pero, ante mi insistencia, finalmente accedió a levantar su cabeza mirándome con una amplia sonrisa. Todo esto sucedía poco después de finalizar la celebración de una misa en el campo ante un nutrido grupo de peregrinos cristianos venidos de todas partes.

No necesitamos intercambiar muchas palabras para conocerle. Sabía que estaba delante de una de esas personas que se consumen en silencio, fuera de los focos, como las velas de las catedrales. Precisamente esto era lo que me atraía de él. Debo reconocer que me impactó.

Era como si hubiera cambiado de siglo. Pero no, allí estaba este religioso enfundado en sus ropajes, dedicando su vida al ayuno, la oración y los pobres. Y expuesto a que un día sea decapitado por su credo.

Hay cosas que no son fáciles de entender para una sociedad occidental entretenida con los bienes materiales. Una sociedad tan insaciable como insatisfecha. La Navidad es un buen momento para testar esta desatada pasión por el consumismo.

El tipo de la foto debería ser, sin duda, un puñetazo para muchas conciencias. Algunos pensarán que ese hombre está loco, está fuera de lugar, etc. Pero no, yo le conocí y puedo decir que –creas o no- ví a un hombre entregado, generoso, consumiéndose por su fe.

Mientras tanto, en Occidente seguimos haciendo colas madrugadoras para comprar el último Iphone.

Prefiero al monje.

 

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión