Javier Quero

El norcoreanito

El lechón oriental apuntaba maneras desde crío. La foto lo muestra uniformado como un piloto de la Fuerza Aérea de su país. Se empieza permitiendo que un niño maneje un avión y se le acaba tolerando que estrelle una nación.

Opinión

El norcoreanito
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

El lechón oriental apuntaba maneras desde crío. La foto lo muestra uniformado como un piloto de la Fuerza Aérea de su país. Se empieza permitiendo que un niño maneje un avión y se le acaba tolerando que estrelle una nación.

El lechón oriental apuntaba maneras desde crío. La foto lo muestra uniformado como un piloto de la Fuerza Aérea de su país. Se empieza permitiendo que un niño maneje un avión y se le acaba tolerando que estrelle una nación. El infante es el actual líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, con 25 años menos y 250 kilos de diferencia. Lamento que la gorra impida descubrir si ya de pequeño el proyecto de dictador lucía un peinado semejante al actual. Mantengo que en esta Corea carecen de espejos. De otro modo, el peluquero del presidente sería inmediatamente ejecutado. Sin embargo, no descarto que tal estilismo capilar forme parte de una estrategia: si los súbditos sólo se fijan en el exterior de la cabeza de su dirigente máximo, no se preguntarán por lo que hay dentro.
El mandamás de papos orondos, boquita de piñón y ojos oblicuos es un carismático gerifalte comunista al uso. Uno de esos tipos que ha logrado reducir la distancia que separa ricos y pobres haciendo que los ricos sean más pobres, en lugar de que los pobres sean más ricos. Ahora, el Gobierno de Corea del Sur le acusa de preparar su cuarta prueba nuclear. Compadezco a los surcoreanos. Tener como vecino a la versión asiática de Falete cabreado es como vivir debajo de uno de esos desaprensivos que aprovechan la hora de la siesta para taladrar las paredes. Tan molesto como peligroso. El norcoreanito temible es digno hijo y nieto de reputados chantajistas y de ellos ha heredado la fea costumbre de mostrar un misil al mundo cuando conviene a sus intereses tácticos. Al fin, no es tan distinto aquel inconsciente de la imagen de este irresponsable de hoy. A veces, lo único que diferencia a los niños de los gobernantes es el precio de los juguetes.

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

Anna Grau

Hambre de Girona

«La resistencia “galdosiana” de Gerona no es que haya sido borrada de la historia oficial catalana…pero sí se ha intentado que pase sin pena ni gloria»

Opinión