Gabriel González-Andrio

El nuevo Tamagotchi

No tengo la menor duda de que el difunto Steve Jobs tenía muy claro que el éxito del Iphone –y resto de competidores- iba a ser crear un nuevo ‘Tamagotchi’.

Opinión

El nuevo Tamagotchi

No tengo la menor duda de que el difunto Steve Jobs tenía muy claro que el éxito del Iphone –y resto de competidores- iba a ser crear un nuevo ‘Tamagotchi’.

El Tamagotchi, el popular juguete con forma de huevo, causó furor entre los más jóvenes en la década de los 90. El aparatito -que el año pasado volvió a las tiendas- es una mascota virtual a la que hay que alimentar, lavar y darle cariño como si fuera un gatito o un perrito. El juguetito está dirigido principalmente a niñas que tienen entre 6 y 8 años de edad. El animalito virtual completa un ciclo natural -nace, crece y muere- en unos 20 ó 25 días. Todo esto, dentro de la vorágine interactiva que vivimos, sería casi normal si no fuera porque el dichoso aparatito llegó a provocar intentos de suicidio.

Con los cuidados apropiados, el ‘animal’ completa un ciclo natural —nace, crece y muere— en unos 20 ó 25 días, lo que desarrolla en el usuario un sentido de responsabilidad virtual que fomenta la dependencia hacia la mascota.

La cosa no fue ninguna broma. Los fabricantes del ‘bichito’ vendiron en unos tres años 40 millones de unidades, ya que consiguió atraer no solo a niños, sino que también fue adquirido por jóvenes y adultos de todas las edades. Leo que, desde entonces, han salido al mercado más de 30 versiones diferentes de este ‘huevo cibernético’, se han realizado series de televisión y se han creado aplicaciones para smartphones para que sus seguidores puedan llevar a su mascota digital en su teléfono.

Y es aquí es donde quería llegar. No tengo la menor duda de que el difunto Steve Jobs tenía muy claro que el éxito del iPhone –y resto de competidores- iba a ser crear un nuevo ‘Tamagotchi’. Es decir, un smartphone capaz de convertirse en un jueguete imprescindible al que hay que ‘alimentar’ con decenas de app, redes sociales, etc. Es decir que sería un producto tan adictivo que ninguno podríamos vivir sin él.

Y en esas estamos.

Más de este autor

Descansen en paz

Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

Opinión

El padre del novio

Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jaime G. Mora

Las transiciones del rey

«¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

Opinión

Daniel Capó

Hijos de la ira

«Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

Opinión