Salvador Aragonés

El papa Francisco “merece ser ejecutado”

Esto hiere al racismo más puro, al nazi-fascismo de quienes no quieren mezclar razas, de quienes siguen dividiendo a los hombres y mujeres por el color de la piel, o por su origen cultural, rechazando cualquier asomo de convivencia y de compasión hacia quienes sufren el destierro y la persecución.

Opinión

El papa Francisco “merece ser ejecutado”

Esto hiere al racismo más puro, al nazi-fascismo de quienes no quieren mezclar razas, de quienes siguen dividiendo a los hombres y mujeres por el color de la piel, o por su origen cultural, rechazando cualquier asomo de convivencia y de compasión hacia quienes sufren el destierro y la persecución.

Los neonazis quieren ejecutar al papa Francisco: “¡merece ser ejecutado!”, gritan, cuando el papa Francisco se enfrenta a su viaje por Estados Unidos este mes de septiembre. A Estados Unidos les crea un problema de seguridad, pero ya están acostumbrados.

Pero ¿por qué ejecutar a este papa? Simplemente por el hecho de haber abierto las puertas de los templos, de las parroquias, de las casas de religiosos y religiosas a las familias prófugas del Oriente Medio, especialmente de Siria.

El llamamiento del papa Francisco del domingo ha tenido un efecto espectacular: en España los centros católicos pueden acoger a 24.542 familias, y en Italia pasan de 100.000, un país ya castigado por la inmigración.

Esto hiere al racismo más puro, al nazi-fascismo de quienes no quieren mezclar razas, de quienes siguen dividiendo a los hombres y mujeres por el color de la piel, o por su origen cultural, rechazando cualquier asomo de convivencia y de compasión hacia quienes sufren el destierro y la persecución. Como en Turquía donde quieren matar a los kurdos, “eliminarlos”, han dicho algunas influyentes organizaciones turcas.

Quiero dedicar una línea de recuerdo a los estados occidentales –entre ellos los europeos– que quisieron derribar al presidente Assad de Siria, en aras a una pretendida democratización del régimen sirio, y se quedan expectantes cuando el Estado Islámico –al principio apoyado por ellos– estrangula la civilización de aquellos pueblos de Sira e Irak y de paso nuestra propia civilización occidental. ¡Cuánta vergüenza tienen que esconder los estados occidentales, en su política miope llena de intereses de Oriente Medio!

Más de este autor

Ada Colau reivindica el Ejército español

Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona de Podemos, ha conseguido afianzar las enseñanzas militares en el Salón de la Enseñanza de la Feria de Barcelona, precisamente al criticar la presencia de las enseñanzas militares en dicho espacio ferial.

Opinión

Adiós, Sharapova ¿para siempre?

La tenista rusa, Maria Sharapova, ha dicho adiós al tenis por dopaje. ¿Será para siempre?

A esta tenista de cuerpo estilizado y tacones de cigüeña y minifaldas al vuelo, que ganó cinco Grand Slam (dos Roland Garros), no la veremos en los torneos. Consumió “meldonium”, un medicamento que se usa para prevenir la diabetes y la escasez de magnesio. En consecuencia, fortalecen la musculatura.

Opinión

Más en El Subjetivo

Pilar Cernuda

No es oro todo lo que reluce

«El dinero de Bruselas no va a llegar de inmediato sino que con suerte empezaremos a recibirlo en la primavera del 21 y no de golpe, así que a ver cómo cuadra las cuentas hasta entonces el Gobierno»

Opinión

Daniel Capó

Ni rastro de sus huellas

«Nuestro problema no es el virus, sino la respuesta que le damos: la solidez de las instituciones, la calidad de nuestras políticas, la fortaleza de las cuentas públicas y de la industria»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Por amor a una tarta de queso

«Fría o caliente, rígida, cremosa o incluso chorreante, la tarta de queso no es patrimonio exclusivo de Occidente, como prueba la existencia del chhena poda indostánico o el jiggly fluffy japonés»

Opinión