Marta Parreño Gala

El payaso y el fracaso

Tengo un amigo payaso. En realidad es payaso, farandulero y actor. La pesadilla perfecta de los que usan esas palabras para insultar. Vive de la risa, la sorpresa y la emoción, pero sobre todo del fracaso.

Opinión

El payaso y el fracaso
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Tengo un amigo payaso. En realidad es payaso, farandulero y actor. La pesadilla perfecta de los que usan esas palabras para insultar. Vive de la risa, la sorpresa y la emoción, pero sobre todo del fracaso.

Tengo un amigo payaso. En realidad es payaso, farandulero y actor. La pesadilla perfecta de los que usan esas palabras para insultar. Vive de la risa, la sorpresa y la emoción, pero sobre todo del fracaso, que es donde nacen todos los payasos.

El payaso siempre se equivoca, todo le sale mal, y en ese mal es donde nace la risa. Esto me lo ha dicho mi amigo, que además de titiritero tiene algo de filósofo, como todos los payasos. Es un sabio porque fracasa 100 veces al día y se levanta 101, porque recrea una vida real en una sociedad irreal, porque cuenta historias de gente que se equivoca y porque enamora a las masas con sus constantes tropiezos absurdos en un mundo en el que no está permitido caer.

Provocar la carcajada es la mejor de las medicinas en un mundo enfermo. Y cuando fracasar está prohibido, el payaso es más necesario que nunca. Sin sus caídas la Tierra se para un poquito, y sin las de todos quizás podría dejar de girar algún día. Admiro a los que se caen sin complejos. A loosers e inadaptados. A los que se salen de la norma. A los que se cuestionan todo lo que les dicen. A los que mezclan el verde con el naranja y el amarillo con el rosa. A los que son capaces de construir un universo propio sin mirar al de al lado. A los titiriteros, a los actores, a los payasos. De hecho yo creo que hacen falta muchos de ellos para enseñarnos a caer y reírnos del golpe, que aquí sólo nos instruyen en el acto de levantarnos (pero sin haber dejado de estar nunca de pie).

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión