Jesus H. Cifuentes

El precio despreciable

Al final a todo se le acaba poniendo precio. Es un poco un asco. Pero claro, esto se debe a que casi todo, al final le pertenece a alguien, y en buena parte de los casos y desde que existe la voraz “civilización”, le pertenece simplemente al primero que llega, al primero que lo coge, aunque de hecho se lo esté robando a otros.

Opinión

El precio despreciable

Al final a todo se le acaba poniendo precio. Es un poco un asco. Pero claro, esto se debe a que casi todo, al final le pertenece a alguien, y en buena parte de los casos y desde que existe la voraz “civilización”, le pertenece simplemente al primero que llega, al primero que lo coge, aunque de hecho se lo esté robando a otros.

Y la cuestión no es para nada menor, porque eso es lo que pasó por ejemplo con América, sin ir más lejos. En cuanto la voraz “civilización” es capaz de llegar la primera a alguna parte, enseguida lo primero es adueñarse de ella por la cara o por la violencia, si es que se puede.

Así todas las “colonias” que en el mundo son o han sido fueron expropiadas a sus legítimos dueños a golpe de engaños, superioridad armamentista y tecnológica, y sobre todo de voracidad, porque el concepto de “civilización” y el de “propiedad privada” van cogidos de la mano.

Es la relación de amor neurótica entre esta extraña pareja de conceptos la que ha dado a luz al “capitalismo” como ser. Es de hecho el capitalismo la zona más esquizofrénica de la civilización, en la que todo absolutamente todo vale para hacernos con la nuestra, aunque haya que hacer rodar cabezas en el intento. Y ahí es donde entra en juego otro de los rasgos más neuróticos de nuestra historia: ¡demos paso a la religión! Y así poco a poco vamos juntando las piezas del puzzle que conforma la demencia de nuestro pobre planeta.

A veces las cosas más simples, que suelen ser las más hermosas, son robadas de su inocencia, y enseguida aparece un depredador que las envasa y les pone un precio.

Y no voy a tirar piedras contra mi propio tejado como autor, pero es que hay toda una saga de raposas editoriales, que se han ocupado de ponerle puertas al campo, obteniendo así obscenos beneficios obtenidos a cambio de humo. Es el caso de Warner (y todas las demás…), que gana 5000 $ diarios sin pestañear por los derechos de “Happy Birthday”, la canción escrita por las ingenuas hermanas estadounidenses Patty Hill y Mildred J. Hill en 1893. la canción fue escrita para que los alumnos se diesen los buenos días en clase con el título original “Buenos días a todos”, pero sus derechos fueron comprados por Warner en 1935, haciendo que los “buenos días” fueran solo de unos pocos.

Contexto

    Más de este autor

    La resistencia

    En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

    Opinión

    La cuidadora de Rajoy

    Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Beatriz Manjón

    Dolor de multitud

    «Tan preocupados estamos por no enfermar que enfermamos de preocupación; tan inquietos por arruinarnos que nos arruinamos de inquietud»

    Opinión

    Enrique García-Máiquez

    La musa es la muerte

    Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, sólo me escribe para preguntarme cosas de España cuando está muy perplejo. Es raro que un italiano, ¡con lo que son los italianos!, esté perplejo alguna vez por algo; y más si es periodista. Sin embargo, me llamó ayer. No le cabe en la cabeza que el Gobierno español ande […]

    Opinión