Paco Segarra

El premio "Cervantes", Soraya y Nicolás

Pretenden hacer creer a la gente que un chico como el tal Nicolás puede aparecer en medios controlados por el poder, amenazando a ese mismo poder. ¡Por favor! Lo que dice este muchacho es verdad y el "show" mediático forma parte de la operación

Opinión

El premio "Cervantes", Soraya y Nicolás
Paco Segarra

Paco Segarra

Publicitario, escritor y empresario. Crea anuncios y colabora en varios medios.

Pretenden hacer creer a la gente que un chico como el tal Nicolás puede aparecer en medios controlados por el poder, amenazando a ese mismo poder. ¡Por favor! Lo que dice este muchacho es verdad y el «show» mediático forma parte de la operación

Recibo una carta del agente jubilado Marco Liotto. Creo que está en Italia, no sé si tras los pasos de Pedro J. En cualquier caso, me permitirán que la transcriba casi literalmente: «Querido amigo: Quisiera escribirle unos simples comentarios que pueden resultar de utilidad para usted.

Primero: habrá notado que los últimos premios de cultura del gobierno han ido a parar a representantes del Grupo Prisa: Rosa Montero, Emilio Lledó y Juan Goytisolo, en línea con la perfecta sintonía de la vicepresidenta Soraya con el citado emporio, al que ha salvado de la quiebra con un montón de millones del dinero de todos ustedes, los españoles. Esta sintonía explica muchas cosas, entre ellas la política del Gobierno traicionando a sus votantes con tanta rapidez como falta de disimulo. Aquí en Italia sorprende la carencia de «finezza» de su clase política -creo que la perdieron ustedes junto con el imperio-.

Segundo: pretenden hacer creer a la gente que un chico como el tal Nicolás puede aparecer en medios controlados por el poder, amenazando a ese mismo poder. ¡Por favor! Lo que dice este muchacho es verdad y el «show» mediático forma parte de la operación. Seguirá hablando, o no, en función de cómo actúen los destinatarios de sus mensajes, Soraya, entre otros. Pero la amenaza, aunque burdamente tejida, está servida. (Recuerde que nadie aparece en medios masivos si el poder no lo permite. Tiene usted el ejemplo de políticos como Santiago Abascal o María San Gil, que están vetados).

Tercero: se celebrará un congreso de la masonería internacional en Madrid durante el mes de abril. Antes, no lo dude, estará firmado el pacto entre el PP y el PSOE, que ya han cocinado con Rajoy los señores Rubalcaba y Felipe González. No hace falta que le diga que toda oposición a ese pacto será laminada. En cuanto a la Iglesia española, considérela secuestrada: también le falta la «finezza» de la Curia romana, «Roma veduta, fede perduta», ya sabe. No escriba ningún otro libro todavía, no es el momento, y no tiene toda la información. Un afectuoso saludo, M.L.»

Post Scriptum: Es una traducción libre del italiano. Espero que la lectura entre líneas del contenido de la carta llegue a ustedes con idénticos matices que en el original.

Más de este autor

El imperio británico. El padre Kolbe. El terror

No voy a escribir sobre lo de Bruselas porque tendría que escribir también sobre todos los crímenes de la humanidad y sobre todos los terrorismos: el de Colombia, el de Venezuela, el de Cuba, el de Corea del Norte, el de los Estados Unidos de América. Un terrorismo este último de tipo pirata, que empezó con Francis Drake y así ha seguido, hasta hoy, con Churchill y Harry Salomon Truman y el holocausto atómico japonés, o el genocidio de Dresde y Colonia, esas masacres. Viene a ser que lo que comenzó la sanguinaria Isabel I degollando católicos y lo siguieron todos, incluso Gladstone y Disraeli, continúa hoy con los gringos: no es otra cosa el imperio yanqui más que la continuación hortera y cutre del Imperio Británico, aquel que, por lo menos en la metrópoli, conservaba unas formas y unos modales y unas modas y una hipocresía tan bien llevada: el esclavismo, la homosexualidad, el bestialismo o la coprofagia quedaban, of course, fuera de los salones victorianos, mientras Wilde se volvía loco, un poco.

Opinión

Defensa de las dictaduras

Al opositor ruso Boris Nemtsov se lo cargaron. Fue acribillado a balazos. Su hija dice que Rusia no es un país libre. Tiene razón. La cuestión es : ¿existe algo parecido a un país libre? ¿Ha existido alguna vez? Me temo que no. No hablo ya de los estados modernos, que son un balsámico sinónimo de lo que podríamos llamar «represión organizada», o quizás algo peor. En la democrática Grecia clásica, solo eran considerados seres humanos, y por consiguiente, como dirían Robespierre y Felipe González, «ciudadanos», los hombres libres. Las mujeres y los esclavos no pasaban de la categoría de cosas. No hablemos de la India o de China. No hablemos de las democracias occidentales.

Opinión

Más en El Subjetivo