Laura Fàbregas

'El reino': una película católica

Durante los primeros 20 minutos de la película El reino, de Rodrigo Sorogoyen, existe el temor de estar ante otra obra guerracivilista del cine español, pero con ladrillos y edificios —en lugar de fusiles y tricornios— como telón de fondo. Era fácil caer en un discurso maniqueo, que atizara la indignación de un supuesto pueblo honrado en contraste con una clase política deshonesta. Pero no.

Opinión Actualizado:

'El reino': una película católica
Foto: IMDB
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Durante los primeros 20 minutos de la película El reino, de Rodrigo Sorogoyen, existe el temor de estar ante otra obra guerracivilista del cine español, pero con ladrillos y edificios —en lugar de fusiles y tricornios— como telón de fondo. Era fácil caer en un discurso maniqueo, que atizara la indignación de un supuesto pueblo honrado en contraste con una clase política deshonesta. Pero no.

El reino es una historia sobre nuestro pasado reciente, de la España opulenta anterior a la crisis económica y de la corrupción que da pie a mociones de censura. Una historia en la que se señala directamente a los villanos, pero en las que no hay héroes inmaculados. Retrata, en definitiva, una corrupción a diferentes niveles y en el que su grado de tolerancia es el reflejo de la propia sociedad.

Tampoco es una película profunda en el sentido de que aporte una reflexión sobre la época que retrata. Es un mero testimonio artístico del pelotazo inmobiliario y sus derivadas. Funciona por su acción, por la interpretación de Antonio de la Torre, que humaniza al personaje, y por la familiaridad de lo que relata. Y se agradece que no moralice ni haya recurrido al sexo con prostitutas y a las fiestas con cocaína como reclamo publicitario o para regodearse y hacer más sangre. Es todo más sencillo. Un ejercicio más o menos verosímil de la vida de hombres y padres de familia.

Es también una película muy mediterránea. Muy católica. O, lo que es lo mismo, muy poco calvinista. La riqueza no es el fruto merecido del esfuerzo, sino del nepotismo. No vamos a derribar el sistema por más justicia, venganza o filtraciones. Tampoco desde los medios. Al final solo queda la pregunta de si, alguna vez, se arrepintieron. Y abandonar el cine en paz con uno mismo.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión