The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

El sanchismo, vario e interino

Con todo, lo peor del sanchismo no es Sánchez, sino las bases búlgaras que por menguantes que sean nos mangonean el poco futuro que tenemos

Foto: Francisco Seco | AP

Un conflicto político. Un comunicado conjunto. La Constitución del 78 boqueando y la culpa, claro, es de Vox. Sólo hay que ver este diálogo sin final entre ERC y PSOE para darnos cuenta de que los socialistas han dejado el carril, el sentido común, la última línea roja que les quedaba por cruzar y que han cruzado creando un precedente por el cual ya jamás, en nuestra puñetera vida, volveremos a ser lo que fuimos.

Jamás España ha vivido esta prostitución y jamás nuestro país ha estado tan cerca del caos por la supervivencia de un chisgarabís. Con todo, lo peor del sanchismo no es Sánchez, sino las bases búlgaras que por menguantes que sean nos mangonean el poco futuro que tenemos. A España ya no la explica la politología, sino la Psiquiatría clínica y cómo un narcisismo exacerbado, infantil, viene vendiendo la democracia a los sediciosos.
Si volvemos a las bases, a ese Sánchez que medio le llora al Follonero cuando su primera muerte, veremos que Sánchez tiene en las bases el cariño que quizá no encuentre en otros sitios (baronías, gente que se viste por los pies y así...) y de ahí que teniendo a cuatro viejas aplaudidoras, al enciclopedismo de Lastra y a la percha carpetovetónica de Ábalos, el presidente de los fraudes y de los 'Meyba' se pueda sentir capitán general.
Lo que sabemos es que la investidura está allá, en esa región oscura, donde cantan los augures el peor futuro si se tiende la mirada, que diría el niño del Marqués de Estella. Este tiempo morcillón de interinidad es el que más le va a Sánchez para aparecer en lo de Piqueras como adalid del constitucionalismo, víctima de las tres derechas o como pobrecito hablador.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

La importante es Calviño

"Que dimita Sánchez sería lo mejor que podría ocurrir a España, no lo duda nadie excepto los podemitas y los socialistas recalcitrantes que pase lo que pase seguirán votando al puño y la rosa aunque el candidato les lleve al infierno"

Los nietos de Caín

"Por un voto, uno solo, España estuvo a punto de quebrar. Pero era más importante tumbar a Zapatero que evitar la suspensión internacional de pagos del país. Mucho más. Esa era la mentalidad entonces. Y esa misma sigue siendo ahora"